Cultivos de cobertura: la incorporación de avena y vicia mejora los balances de agua y suma nutrientes

El INTA Cañada de Gómez elaboró un ensayo que manifiesta los beneficios por parte de estos cultivos de servicio, en las rotaciones de soja. Además, protege los suelos de la erosión.

Por
Cultivos de cobertura: la incorporación de avena y vicia mejora los balances de agua y suma nutrientes
02deJuniode2020a las07:01

Los cultivos de servicios presentan beneficios de mejorar la fertilidad en los cultivos como soja. Pero además de esta ventaja, vicia y avena son una gran incorporación para la rotación de soja porque mejora los balances de agua y de nutrientes para el cultivo principal y, además, protege la superficie de la erosión hídrica.

En este sentido, la técnica Julia Capurro, especialista en cultivos de INTA Cañada de Gómez, sostuvo: “En Santa Fe, los cultivos de cobertura ganaron terreno, sobre todo en aquellos lotes donde no intervienen los cultivos de invierno”. Además, destacó que los tres cultivos más sembrados siguen siendo soja, trigo, maíz.

Ver también: El Congreso Aapresid 2020 se realizará de manera virtual: "Es un desafío enorme pero a la vez muy estimulante"

Desde el INTA señalaron que la relación entre las superficies de cada uno varió considerablemente en las últimas décadas. “Si comparamos las dos gramíneas, el maíz creció significativamente más que el trigo. En 1988/89 se sembraban 4,2 hectáreas de trigo por cada hectárea de maíz, mientras que en 2018/19 esa relación disminuyó a 1,1”, comparó Capurro.

Con este escenario de la producción en Santa Fe, la utilización de barbechos químicos es importante en periodos de 6 meses. Por su parte, Capurro aclaró: “Esos barbechos se mantienen libres de malezas con la aplicación de sucesivas mezclas de herbicidas, en especial para controlar especies resistentes a los productos más utilizados”.

“La propuesta es mantener el lote cubierto de verde, con al menos un cultivo, durante todo el año”, destacó la especialista del INTA. Además, señaló que los cultivos como avena y vicia mejoran el aporte de nutrientes en el suelo, gracias a la degradación de la biomasa aérea y radicular, protegen la superficie de la erosión hídrica, generada por escurrimientos superficiales de las lluvias y favorecen la infiltración de agua, entre otros aspectos.

Ver también: Aseguran que los cultivos de cobertura son una solución a más de 20 conflictos de manejo

El INTA Cañada de Gómez realizó una experiencia durante seis años consecutivos en un lote donde sembró soja cada año. “La prueba determinó que la incorporación de cultivos de cobertura mejoró la capacidad de recarga de agua en el perfil, lo que derivó en mayores contenidos de agua en el suelo durante el ciclo de la soja”, explicaron desde el INTA.

“Durante el ensayo trabajamos con los siguientes cultivos de cobertura: trigo pan (Triticum aestivum), avena (Avena sativa), vicia (Vicia sativa), avena + vicia y un tratamiento control (sin cultivos de cobertura) con barbecho químico”, indicó Capurro. 

Estos beneficios se produjeron porque las gramíneas generaron más materia seca, con una media de 7.441 kilogramos por hectárea, pero la leguminosa aportó casi un 50 % más de nitrógeno con un promedio de 148 kilos por hectárea. “La mezcla de gramínea y leguminosa presentó valores intermedios entre ambas especies, tanto de materia seca como de nitrógeno”, señaló Capurro.

“El tratamiento testigo sin CC fue muy ineficiente en el almacenamiento del agua de las precipitaciones; se deduce que una elevada proporción de las lluvias caídas en el barbecho tradicional se perdió por escurrimientos superficiales, filtración profunda y/o evaporación”, expresó la especialista del INTA.

Como balance se determinó que los rindes de soja mostraron una relación altamente significativa con las precipitaciones registradas durante el ciclo del cultivo estival y promediaron los 4.000 kilos por hectárea. Capurro destacó: “En cuatro de los seis años evaluados, la soja sobre vicia rindió más que la soja sin cultivos de cobertura”.

Desde el INTA sostuvieron que estos resultados muestran la importancia de la mezcla de especies para los CC. “En este caso, las gramíneas aportaron su elevada producción de materia seca y la leguminosa su significativo aporte de nitrógeno”, concluyó la especialista. 

Temas en esta nota

Cargando...