Según una encuesta, 8 de cada 10 productores utilizan apps en la producción agropecuaria

El dato se desprende de un relevamiento realizado por el proyecto Agricultura de Precisión del INTA. Las principales utilidades están relacionadas al clima, pulverización, siembra, fertilización, cosecha, logística y comercialización en general.

Por
13deJuliode2020a las14:02

La era digital y el cambio generacional llegaron a la producción agropecuaria con todas las soluciones en la palma de la mano, resumidas en un conjunto de aplicaciones digitales (APPs o apps) para resolver problemáticas de las más variadas.

Estas aplicaciones recobran importancia en el nuevo contexto de trabajo remoto impuesto por la pandemia del COVID-19, replanteándose como herramientas fundamentales del trabajo agrícola.

El equipo de Agricultura de Precisión de la EEA INTA Manfredi confeccionó una encuesta simple de opinión que fue difundida a través de medios y plataformas de comunicación, con el fin de detectar la demanda de las aplicaciones que productores y/o asesores están implementando para desenvolverse en la actividad agropecuaria, como así también la efectiva utilidad de las mismas.

La encuesta estuvo abierta durante un período de dos meses, logrando como resultado 1044 devoluciones por parte de personas que están directamente relacionados en diferentes tipos de actividades e inmersos en un nuevo contexto de agricultura digital. 

Entre los resultados más destacados, el 78,2 % indicó que utiliza aplicaciones en las actividades que realiza a diario, en tanto que solo el 21,8 % no las incorpora como herramienta de decisión. 

Del total de encuestados, el 66,8 % indicó que las adoptaron porque han mejorado la eficiencia en sus actividades incrementando la rentabilidad de las mismas.

Más allá del porcentaje de participación de cada provincia, el cual es relativo, lo importante es que las respuestas corresponden al territorio de la región pampeana, zona núcleo de producción, representando el 86 % de los encuestados (Gráfico 1). 

En estas zonas se encuentran distintos tipos de actividades agropecuarias, con mayor o menor producción, dependiendo del potencial del ambiente o la marginalidad del mismo, encontrándose zonas netamente agrícolas, ganaderas (leche y carne) y/o mixtas. Por lo tanto, la utilidad de estas apps es clave para atender la demanda de cada actividad y ser eficiente en la toma de decisiones.

No obstante, las provincias del norte argentino también demuestran la necesidad de incorporar estas herramientas digitales para mejorar la gestión de datos por parte de los diferentes usuarios. Y esto se ve reflejado en la constante incorporación de nuevas herramientas de agricultura de precisión en los últimos años en estas regiones del país, con la posibilidad de gestionar datos de cultivos y maquinaria en grandes superficies de manera eficiente.

De esta encuesta también surgió que los principales usuarios de aplicaciones atienden actividades de contratistas, operarios, investigadores, docentes, estudiantes, comerciantes, productores y asesores, siendo estos dos últimos los que mayormente aplican las funcionalidades de cada app. Son herramientas desarrolladas para que el técnico o productor/asesor pueda analizar información al instante y dar respuesta a diferentes problemáticas o decisiones que deba tomar.

Es importante remarcar la superficie que manejan los diferentes usuarios que respondieron la encuesta, dependiendo de la actividad que desarrolla cada uno (Gráfico 2). El 44,8 % entiende que utilizar una aplicación en su celular es fundamental para gestionar información de más de 1500 hectáreas.

Las distancias, las dimensiones de los lotes y el seguimiento de diferentes actividades es más eficiente con el manejo instantáneo de los datos. Así mismo, el 26,4 % corresponde al usuario que utiliza las aplicaciones para administrar información en superficies menores a 300 hectáreas, es decir que las dos franjas extremas de datos indican que son los que mayormente incluyen esta tecnología en el dispositivo celular para gestionar la información generada a partir de diferentes fuentes.

Generalmente los asesores trabajan en grandes extensiones o prestan su servicio en diferentes establecimientos y este tipo de herramientas son clave para llevar una trazabilidad en las tareas desarrolladas a diario, fundamental para consensuar y tomar decisiones. A pesar de ello, se observa que también hay usuarios que utilizan las apps para la administración de menores superficies, hay muchas aplicaciones como las de monitoreo, control de riego, fertilidad, seguimiento de cultivos, entre otras, que son utilizadas por este grupo de usuarios.

Por su parte, el grupo que administra datos de superficies mayores a 1500 hectáreas suele tener las mismas aplicaciones, pero toman fuerza las que dan la posibilidad de monitorear maquinaria en tiempo real, ya que estas pueden estar realizando diferentes actividades en varios campos distantes unos de otros, por lo tanto, el control y seguimiento de las labores es posible a través de un dispositivo. Por ejemplo, el asesor podría estar controlando, pulverización, siembra, fertilización y cosecha al mismo tiempo sin la necesidad de estar en el lugar.

De un total de 1044 usuarios que respondieron la encuesta, 908 respondieron a la pregunta “para qué utiliza las aplicaciones”. La mayoría de las respuestas giraron en torno a decisiones que están relacionadas al clima, pulverización, siembra, fertilización, cosecha, diferentes tipos de monitoreo y comercialización en general (Gráfico 3). Se pudo ver que muchos las utilizan para diferentes tipos de actividades y estos son los que más aplicaciones tienen en su Smartphone, pero también hay muchos que las utilizan para algunas actividades puntuales y por ejemplo relacionan las apps de clima con decisiones de cosecha, siembra y fertilización.

El dato sorprendente fue que al responder a la pregunta “Qué aplicaciones utiliza”, se mencionaron más de 160 apps diferentes, la gran mayoría con funcionalidades similares (Grafico 4).

Muchos mencionaron utilizar apps relacionadas al seguimiento en tiempo real de maquinaria que está operando a campo, en este tema también participan equipos que gestionan la información desde una plataforma web y pueden dar respuesta a través de recomendaciones de configuración del implemento monitoreado reportando un informe de performance o recibir asistencia técnica a tiempo en caso de ser necesario. Por ejemplo, recomendación de regulación en cosechadoras a partir de datos de telemetría de la máquina y datos de productividad, organizando una logística dinámica de tolvas y camiones necesarios para una asistencia óptima o la confección de silos bolsa o envío a planta de acopio en función de la humedad de cosecha.

También se puede mencionar el seguimiento de la actividad realizada por pulverizadoras, proporcionando un registro de certificación y trazabilidad del trabajo realizado en condiciones ideales de aplicación. Punto de gran sensibilidad social que a través de estas herramientas es posible demostrar de manera transparente ante los diferentes entes de control la realización de buenas prácticas de aplicación, principalmente en zonas periurbanas o lotes vecinos.

Por último, los asesores, productores y contratistas aseguraron utilizar aplicaciones para la comercialización de granos, insumos, maquinaria, combustible, repuestos, cotización de aseguradoras y gestión de logística. En estas plataformas se observa la oferta y la demanda en las diferentes actividades, los momentos más indicados para realizar la transacción y hasta la posibilidad de solicitar el servicio de un contratista.

Entonces surge el interrogante clave: ¿cuál es la aplicación recomendada? En cierta manera la respuesta está dada por los usuarios que respondieron a “Sugerencias y necesidades de desarrollo para apps” planteado en la encuesta. Es importante la valoración que se observa en el playstore de descarga, eso va a indicar la confiabilidad y el grado de conformidad de quienes la hayan descargado. Así mismo, las buenas valoraciones van a estar dadas por la capacidad de dar respuesta para la cual fue diseñada.

Estas aplicaciones deben ser intuitivas, con la capacidad de adaptarse a cambios tecnológicos escalando en nuevas versiones, pero también con la versatilidad de poder interactuar con un ecosistema colaborativo entre apps y/o plataformas. Es importante que puedan tener la posibilidad de sortear el inconveniente de trabajar en zonas donde la conectividad de datos celulares es mala o escasa, trabajando off-line de manera normal reiniciando la carga de los datos relevados cuando el dispositivo vuelve a recuperar la señal.

 

Temas en esta nota

Cargando...