Maíz, soja y trigo: así reaccionarían los rindes a una ley de promoción en el uso de fertilizantes

La política de desgravación es suficiente incentivo para el incremento en la aplicación de nutrientes a través de un modelo de demanda de fertilizantes.

Por
Maíz, soja y trigo: así reaccionarían los rindes a una ley de promoción en el uso de fertilizantes
28deJuliode2020a las23:33

La Gerencia de Estudios Económicos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires analizó el impacto de la implementación de una ley de promoción del uso de fertilizantes en cultivos extensivos en Argentina, que permitiría la deducción adicional en la liquidación anual del Impuesto a las Ganancias entre el 50% y el 100% del monto deducible por gastos en ese tipo de insumos.

En el relevamiento se utilizaron dos enfoques para evaluar la medida:

  • En una primera instancia, se estima el impacto fiscal y en la producción a través de un salto en el nivel de tecnología aplicada por los productores como resultado de la aplicación de la ley.
  • En una segunda instancia se elabora un modelo de demanda de fertilizantes que busca evaluar si los incentivos de la ley promueven un mayor uso de fertilizantes.

En ambos enfoques se identifica que los incentivos de la ley promueven un mayor uso de fertilizantes, que podría llevar a incrementos del consumo de fertilizantes entre un 13% y 31% y aumentos de la producción de cereales y oleaginosas entre 8 y 18 millones de toneladas.

La recaudación, dependiendo el escenario podría variar entre una caída de 163 y un aumento de 658 millones de dólares. Las ganancias en valor agregado podrían alcanzar los 2.800 millones de dólares en el escenario más optimista.

Ver también: Cómo es el proyecto de Ley para desgravar la compra de fertilizantes

Por otro lado, se analizó en qué medida la política de desgravación es suficiente incentivo para el incremento en la aplicación de nutrientes a través de un modelo de demanda de fertilizantes: "Se encontró que la medida logra generar un estímulo de importancia: mayores niveles de desgravación efectivamente promueven un mayor uso de fertilizantes y mayores niveles de producción".

La Bolsa de Cereales destaca que a partir de los desarrollos y resultados obtenidos, se abren varias líneas de trabajo a futuro.

Maíz, soja y trigo: impactos

Para el cultivo de maíz se observa que a mayores niveles de desgravación las dosis óptimas de nitrógeno y fósforo aumentan. Lo mismo sucede con los rendimientos: con los niveles actuales (desgravación cero) los rindes rondan las 8 tn/ha, mientras que con niveles de desgravación adicional de 100%, las mayores dosis de fertilizantes permitirían alcanzar rindes de 8,8 tn/ha.

En cuanto a la recaudación por impuesto a las ganancias, como es esperable se reduce a mayor porcentaje de desgravación. No obstante, la caída de la recaudación se ve compensada por un mayor valor de producción.

En el caso de la soja, los efectos siguen la misma dinámica que en caso del maíz: mayores dosis de aplicación y rindes a medida que el porcentaje de desgravación aumenta. No obstante, el impacto es mucho menor en comparación con el maíz. Esto se explica en primer lugar porque el uso de fertilizantes en soja es más bajo que en otros cultivos y en segundo lugar porque la respuesta del rinde de soja ante la aplicación de fertilizantes es menor.

En cuanto al trigo, los efectos siguen la misma dinámica que los casos anteriores. La respuesta es significativa en términos de crecimiento de las dosis aplicadas: con 100% de desgravación las dosis de fertilizantes aplicadas se duplicarían y los rendimientos pasarían de 3 tn/ha a 3.5 tn/ha.

Un punto a destacar es que, dado que el trigo cuenta con márgenes más ajustados, una vez que el productor logra descontar la totalidad del impuesto a las ganancias se observa una reversión en las dosis aplicadas. Esto nos permite inferir que en campañas con menores márgenes o en regiones más alejadas del puerto los impactos serán inferiores a regiones con márgenes más altos.

Temas en esta nota

Seguí leyendo