¿Cómo podemos asegurar el éxito de las aplicaciones fitosanitarias?

Investigadores privados e instituciones públicas han aportado conocimiento para mejorar la eficiencia de control de las malezas.

Por |
¿Cómo podemos asegurar el éxito de las aplicaciones fitosanitarias?
29deOctubrede2020a las12:34

La aparición de diversas variedades de malezas tolerantes y resistentes se ha convertido en un problema recurrente en todo el esquema productivo de Argentina. Para describir los desafíos que atraviesan los productores en sus lotes a la hora de realizar un cultivo, podemos citar ejemplos de malezas como yuyo colorado, hoy distribuida en 22 millones de hectáreas en todo el país, sorgo de alepo, eleusine, rama negra o la enorme dificultad que presentan los nabos en el sur de Buenos Aires.

A través de sus estudios y experiencias, investigadores privados e instituciones públicas han aportado conocimiento para mejorar la eficiencia de control de las malezas. Sin embargo, más importante que la solución del problema es comprender el origen del mismo. Si no partimos de esa premisa, corremos el riesgo de realizar siempre las mismas acciones buscando resultados diferentes. Esto se sintetiza observando cómo los casos de malezas con resistencia cruzada a distintos grupos químicos han crecido exponencialmente en los últimos años.

Si bien se está produciendo un cambio de paradigma en el manejo de las mismas, la estrategia para mitigar y controlar las malezas sigue basándose en la gestión agronómica y química. El control químico es una acción que se realiza de manera preventiva en el caso de un residual, o de forma correctiva en el caso de alguna maleza que se presente en el lote. Como bien sabemos, no es lo más inteligente apostar todas nuestras fichas a la probabilidad de éxito con la que hacemos una aplicación ya que no es el único momento en que podemos actuar para reducir la población de malezas y así disminuir los costos de los insumos.

Cada proceso se compone de múltiples variables que determinan su éxito. Si nos referimos a las aplicaciones, cabe citar el horario de aplicación, la dosis y el principio activo que elegimos, el tipo de pastilla que usamos, la calidad de formulación de los insumos que empleamos, las condiciones atmosféricas disponibles, las propiedades del agua —que será el vehículo de los fitosanitarios—, el modo de aplicación, la estabilidad de la mezcla en el tanque y más. 

La realidad es que hoy en día los agrónomos prestamos poca atención a estas variables. Si tomáramos dimensión del impacto que tiene una aplicación exitosa, el tiempo que dedicamos a controlarla y supervisarla seguramente sería mayor. Durante el momento de aplicación, es importante prestar atención a todos los factores que influyen

En primer lugar, debemos conocer la calidad del agua a utilizar. En su composición, el agua posee cationes de diferente naturaleza que pueden afectar la eficiencia de aplicación de los fitosanitarios. En la actualidad, es fundamental realizar este análisis y, dada su simplicidad y el impacto que tiene, debería ser una práctica fundamental.

En segundo lugar, es preciso poner el foco en la calidad de aplicación. Muchas veces, los fallos se atribuyen a problemas originados durante el proceso, sin tener en cuenta que el inconveniente puede estar en la propia aplicación. Es esencial comprender que la calidad de aplicación tiene una preponderancia vital en condiciones desfavorables, sean climáticas o relacionadas con las condiciones del cultivo o de la plaga a tratar

La calidad de aplicación tiene que ver con llegar con el producto al lugar que deseamos y con una máxima eficiencia de aplicación, ya que podemos estar logrando el número deseado de impactos sin tener en cuenta una deriva considerable que dará lugar a problemas de fitotoxicidad. Para lograr llegar a donde queremos sin dañar los cultivos sensibles, nuestra principal herramienta es la tarjeta hidrosensible. Siguiendo la misma lógica que el análisis del agua, se trata de un análisis que proporciona información vital para asegurar el éxito de la aplicación. 

En tercer lugar, también es importante realizar controles y chequeos a equipos, puesto que son actores clave en el sistema de producción actual. La limpieza de residuos y el chequeo de pérdidas de tanque son acciones cruciales para prevenir los riesgos de intoxicación del operario y para asegurar que dichos equipos sean seguros para la sociedad en su conjunto. Existen coadyuantes con tecnologías que logran la inactivación y degradación de fitosanitarios, que evitan la contaminación. Uno de ellos es la línea Ligier Clean.

Conocé la sucursal de Ligier en Agrofy.

los tanquesdebemos calibrarlas y conocer cómo trabajan las diferentes pastillas y caudales. Asimismo, es vital chequear los niveles de presión y la altura del botalón, entre muchas otras variables que pueden regularse para lograr los resultados deseados. Cabe destacar que, al igual que los análisis de agua, hay empresas que brindan este servicio sin costo alguno.

Por último, muchas fallas de control surgen debido a incompatibilidades de productos de diversas índoles. Este es, quizás, el problema más común hoy en día, dado que las mezclas se han vuelto más complejas con el tiempo debido al creciente uso de dosis y tipos de ingredientes activos. Después de años ensayando e investigando en diferentes laboratorios, pudimos presentar la línea Ligier Grass Bio. Busco un producto que genere una microemulsión en el caldo, con el objetivo de estabilizar los caldos y controlar los problemas de incompatibilidad generados por las diferentes mezclas a utilizar en la pulverización.

Como técnicos tenemos muchas herramientas para lograr que cada objetivo se lleve a cabo. Desde la empresa Bahnsa aportamos todo nuestro conocimiento, no solo con la calidad de los coadyuvantes LIGIER, sino también con nuestro equipo técnico que está capacitado para realizar análisis de aguas, calibración de maquinas, ensayos a campo y capacitaciones profesionales. También contamos con una herramienta tecnológica como la App Ligier que otorga una recomendación en el orden de adición de la aplicación. El éxito de una buena pulverización viene de la mano del análisis e implementación de cada uno de estos puntos mencionados. Llevarlas a cabo y darles la debida importancia nos ayuda a alcanzar la eficiencia, ahorrar problemas, lograr mejores controles, reducir costos y ser mucho más respetuosos con el medio ambiente.

* Ingeniero Agrónomo. Director Tecnicos Bahnsa s.a (Linea Ligier)

Temas en esta nota

Seguí leyendo