Alberto y Bolsonaro tendrán su primer cara a cara, virtual

Con la victoria de Biden, tras las gestiones de Solá; y Scioli, el presidente argentino hablará desde Olivos por videoconferencia con su par brasilero, después de un año de tensiones en la relación bilateral.

Por |
Alberto y Bolsonaro tendrán su primer cara a cara, virtual
30deNoviembrede2020a las08:04

Si no fuera porque Daniel Scioli, embajador argentino en Brasil, no hubiera anticipado un mes atrás que hoy existiría el primer cara a cara entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro, al final virtual, podría pensarse que la victoria de Joe Bidenen Estados Unidos logró perfumar la diplomacia del vecino país frente a la administración del Frente de Todos.

Ver también: Bolsonaro le dijo a Scioli que "de corazón, quiere lo mejor para Argentina"

Lejos de eso, el mandatario brasilero insistió ayer mismo en un respaldo al saliente Donald Trump, al afirmar que, de acuerdo a sus "fuentes", "realmente hubo mucho fraude allá" (por los comicios norteamericanos). No es la primera vez que Bolsonaro pierde una apuesta electoral: en 2019 respaldó la fallida reelección de Mauricio Macri, criticó al kirchnerismo en general y a Fernández, en particular. La pelea ideológica tuvo un capítulo personal, cuando su hijo Eduardo (el mismo que acaba de desatar un conflicto diplomático con China) llegó a agredir en las redes sociales al hijo del ya electo Presidente argentino.

Más de un año después de aquellos primeros cruces, con una visita protocolar prepandemia del Canciller Felipe Solá en febrero al Palacio del Planalto, con una llamada de refuerzo hace dos semanas a su par Ernesto Araújo, y las gestiones para bajar los decibeles cruzados del "optimista del dialogo" Scioli, una videoconferencia agendada a las 11.30 reunirá por primera vez a Fernández con Bolsonaro.

El día no es casual. Incluso Scioli había planeado recrear la postal que se busca homenajear: se cumplen 35 años del acuerdo de Foz do Iguazú, que en 1985 firmaron Raúl Alfonsín y José Sarney, una especie de prólogo de lo que sería el Tratado de Asunción de 1991 que creó el Mercosur.

Por cuestiones sanitarias, al final, se optó por la videoconferencia. Bastante para tanta agua que corrió bajo el puente. A pesar de las tensiones de índole personal, indisimulables en ambos mandatarios, desde el Palacio San Martín enumeran algunos acuerdos que pudieron materializarse en estos meses, que podrían ser acelerados después del zoom, como la formación de una mesa binacional para intercambiar información en petróleo y gas natural. El objetivo argentino: nivelar la balanza comercial.

¿De qué hablarán Fernández y Bolsonaro? En la Cancillería y en la Casa Rosada prefieren no adelantar nada. Las diferencias se conocen, no sólo por el giro que podría dar la Casa Blanca en su relación con América Latina: ambos mandatarios discrepan en sus posturas hacia Venezuela, el rol de la OEA y hasta en el Acuerdo de París. El regreso del dialogo, creen en el Gobierno, ya es una victoria simbólica para el Jefe de Estado argentino que, durante su gira europea, se promocionaba como un "mediador" en la región, capaz de hablar tanto con su par brasilero como con Nicolás Maduro.

Temas en esta nota

Seguí leyendo