Karen Braun: "Las revisiones de las existencias de maíz hacen que las cifras del USDA sean impredecibles"

El informe del USDA de ayer causó un fuerte impacto en las cotizaciones de los commodities agrícolas.

Por
Karen Braun: "Las revisiones de las existencias de maíz hacen que las cifras del USDA sean impredecibles"
13deEnerode2021a las11:40

La publicación del reporte de oferta y demanda del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) generó un fuerte impacto sobre las cotizaciones del mercado de Chicago. 

El maíz fue uno de los cultivos en donde el impacto fue mayor, alcanzando niveles de precio que no se veían desde mediados de 2013 y tocando el limite de subas diario.

Una columna de Karen Braun, analista de Reuters, destaca que particularmente las existencias trimestrales y el rendimiento de la cosecha de Estados Unidos fueron los datos que sorprendieron a los operadores, que antes del Reporte habían adelantado sus estimaciones.

El USDA ubicó ayer los stocks trimestrales de maíz con un recorte de 16 millones de toneladas por debajo de lo previsto. En tanto, el rendimiento del cereal en el país del norte estuvo más de 2 quintales por debajo de lo que habían anticipado los operadores (108 qq/ha).

"Las existencias trimestrales de maíz de Estados Unidos parecen ser cada vez más difíciles de predecir, y eso parece impulsado en gran medida por las revisiones de las existencias del trimestre anterior, que es parte del procedimiento estándar del USDA. Pero las revisiones son cada vez más grandes, creando aún más incertidumbre para los informes futuros", comenta en un artículo publicado hoy la analista de Reuters.

Para el maíz, la de ayer fue la tercera revisión de existencias del trimestre anterior más grande desde al menos 2010, solo detrás de las del 1º de junio de 2020 y el 1º de septiembre de 2019 (que se conoció en enero de 2020).

El Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas (NASS), la agencia del USDA responsable de elaborar las existencias trimestrales basadas en encuestas, dijo en Twitter el martes que el ajuste para los stocks del 1º de septiembre de 2020 fue el resultado de informes actualizados de los acopios.

NASS argumenta que la razón más común para las revisiones del trimestre anterior son los datos informados tardíamente, pero generalmente resulta en movimientos muy pequeños: "Los datos informados tardíamente podrían haber sido un problema mayor en 2020 que en años anteriores debido a la pandemia, pero el gran ajuste de existencias del 1º de septiembre de 2019 observado hace un año fue en la era previa al coronavirus, por lo que esa explicación podría no ser suficiente", destaca Braun. 

Los críticos del USDA apuntan contra la aparentemente lógica empleada en las revisiones trimestrales.

"Se le preguntó a NASS durante la reunión de usuarios de datos en octubre por qué de repente se están haciendo ajustes más grandes a las existencias de maíz del trimestre anterior, y los funcionarios no sabían la respuesta. Pero esto se ha convertido en algo que vale la pena investigar, o de lo contrario podría producirse un caos en el mercado con cada informe", agrega.

Braun añade que miembros de la industria reclaman desde el 2019 que el USDA sobreestimó la cosecha de maíz, por lo que esperaban que el problema finalmente se revelara en los informes de existencias trimestrales.

La estimación de la cosecha de maíz de Estados Unidos aparentemente también fue complicada. Ninguna de las estimaciones basadas en encuestas emitidas el otoño pasado estuvo muy cerca de capturar el rendimiento que NASS informó ayer, que informó una producción de 360,2 millones de toneladas, quedando 7,3 millones de toneladas por debajo de lo esperado.

NASS colocó el rinde del maíz un 2,2% por debajo de la estimación de noviembre: "Ese es fácilmente el mayor cambio porcentual entre noviembre y enero desde la cosecha de 1993". Además, el rendimiento estuvo muy por debajo de la estimación comercial promedio, lo que la convierte en la peor pérdida de rendimiento de maíz realizada en enero en al menos 17 años.

Cuando se le preguntó sobre los movimientos inusualmente grandes en Twitter, NASS lo atribuyó a ser "uno de esos años en los que los rendimientos reales en la cosecha no fueron tan buenos como parecían la mayor parte de la temporada de crecimiento".

Braun concluye que, la producción de maíz y soja de los Estados Unidos en 2020 tiene el potencial de cambiar nuevamente en septiembre cuando NASS haga su revisión completa del año comercial 2020-21 después de recopilar los datos de existencias del 1º de septiembre.

"La última oportunidad para ajustar todas las cifras, incluidas las existencias trimestrales, vendrá en el Censo de Agricultura de Estados Unidos de 2022. Es posible que esos datos no estén disponibles hasta principios de 2024".

Temas en esta nota

Seguí leyendo