Soja: recomendaciones en el uso de boquillas para pulverizaciones terrestres

Desde el INTA Oliveros elaboraron diversos ensayos para determinar la penetración de las gotas.

Por
Soja: recomendaciones en el uso de boquillas para pulverizaciones terrestres
23deFebrerode2021a las12:53

Investigadores del INTA Oliveros elaboraron diversos ensayos para determinar la penetración de las gotas en el cultivo de soja. Estos trabajos permitieron contar con información para una correcta aplicación. 

Desde la experimental destacaron que era necesario contar con sustentados en conocimientos científicos sobre técnicas de pulverización. En este sentido, los resultados relevados señalaron que la dificultad está en la frondosidad del follaje del cultivo, fuertemente asociada al espaciamiento entre líneas de las plantas, y del tamaño de las gotas pulverizadas relacionado con ambiente meteorológico. 

Los especialistas comentaron que teniendo en cuenta la situación de la región productiva de Oliveros y el cultivo de soja, se definieron líneas de trabajo en aplicación de plaguicidas. Estas integraron los diferentes aspectos que determinan la penetración en follajes cerrados del cultivo y la mínima deriva. 

Ver también: Selección de boquillas para pulverizaciones: qué tipo de componentes recomiendan

Para ello se tuvo que evaluar las pulverizaciones con boquillas asistidas por aire (hidroneumáticas, tipo Venturi, aire inducido). “Los trabajos de investigación, con esas líneas definidas para cultivos de soja, comenzaron en el ciclo agrícola 2004/2005 con profesionales de INTA EEA Oliveros, utilizando una metodología que contemplara tanto la tecnología de pulverización como la influencia del ambiente meteorológico”, señalaron los especialistas.

Para ello se realizaron cuatro ensayos que dejaron información relevante para la toma de decisiones. En primer lugar, desde el INTA señalaron que pulverizando con boquillas hidroneumáticas (tipo Venturi, asistidas por aire, con aire inducido), se pueden alcanzar las coberturas necesarias para el control de “orugas” y “enfermedades foliares. Esta boquilla también permite el control de chinches en cultivos altos y follaje cerrado.

Por otra parte, determinaron que para esta situación de cultivo es necesario trabajar con presiones relativamente altas (5-6 Bar), que reduzcan el tamaño de las gotas con un DVM a C o VC (grande y muy grande) según las tablas de cada marca.

En el caso de las gotas calificadas con DVM EG o XC, estas son muy grandes y quedan “retenidas” en las hojas superiores del cultivo. Por último, estas boquillas permiten pulverizar minimizando la deriva y, por ende, reduciendo los riesgos de daños y la contaminación.

Temas en esta nota

Seguí leyendo