El río Paraná en situación crítica: la falta de lluvias anticipa un escenario complejo

En 2020 se registró la peor sequía de los últimos 25 años; las precipitaciones demoran en aparecer

Por
El río Paraná en situación crítica: la falta de lluvias anticipa un escenario complejo
15deJuniode2021a las08:51

La bajante del río Paraná es una situación crítica para el sistema de navegación y las tomas de agua para las ciudades. Desde la Oficina de Riesgo Agropecuario destacaron que actualmente se verifican las condiciones necesarias para repetir agravar, el escenario crítico de 2020.

Ver también: Alarma en la agroindustria por la altura del río Paraná

El Instituto Nacional del Agua (INA) viene monitoreando el comportamiento del nivel. En este sentido, destacaron que se atraviesa una situación crítica. Brasil atraviesa la peor sequía del siglo, lo que imposibilita recuperar el caudal.

Desde el INA señalaron que hay conversaciones con los países vecinos para seguir este tema de cerca. “La operación de embalses de la alta cuenca del río Paraná en Brasil no es la causa de la bajante”, destacó el INA.

Por otra parte, desde ORA destacaron que las reservas actuales en los embalses son inferiores a las de 2020. “Los valores de caudal actuales y los esperables son muy inferiores a los valores normales y podrían aproximarse a los mínimos históricos”, aseguraron. 

Nivel del río Paraná

Según el informe de la Oficina de Riesgo Agropecuario, la tendencia climática regional para los próximos meses presenta una perspectiva desfavorable. Las proyecciones anticipan una baja probabilidad de una recuperación franca.

“La bajante en los grandes ríos obedece principalmente a la persistencia de lluvias inferiores a las normales”, explicaron. Por su parte, las perspectivas de lluvias en Brasil también son pocas alentadoras.

Según Reuters, en estos momentos Brasil atraviesa la peor sequía y ya tiene impacto en la generación de energía y en el transporte fluvial.

“Esta situación, evidenciada desde 2019, no tiene visos de mejora en los próximos meses. Debe considerarse además el efecto complementario y agravante que tiene en ocasión de escenarios críticos los cambios en el uso y en la no conservación de los suelos”, concluyó ORA.

Temas en esta nota