“Institucionalizar el país”: Manuel Etchevehere recuerda una frase de su tatarabuelo y cuenta la visión de los dirigentes sub25

“Necesitamos presencia de la producción agropecuaria en la toma de decisiones”, destaca

Por |
“Institucionalizar el país”: Manuel Etchevehere recuerda una frase de su tatarabuelo y cuenta la visión de los dirigentes sub25
04deJuliode2021a las20:03

“Me siento muy incómodo con la política actual”, asegura Manuel Etchevehere, ateneísta de la Sociedad Rural, sobrino de Luis Miguel Etchevehere, exministro de Agricultura, Ganadería y Pesca y quinta generación de productores agropecuarios.

Manuel Etchevehere

Manuel Etchevehere, de 23 años, es oriundo de Paraná, Entre Ríos, y si bien es abogado y se dedica al mercado de capitales, su pasión es el agro. Su interés por el sector comenzó desde pequeño: “Me crié en una familia muy productora. Siempre recorrí el campo, todos los fines de semana y veranos enteros, trabajando a la par de todos, acompañando, ordeñando y revisando el ganado”.

“Valoro un montón la vida institucional, es lo que más me motiva. No solo por la creencia familiar”, sostiene y recuerda que la frase del diario de su tatarabuelo era: “Institucionalizar el país”. Por eso, desde 2015 está abocado a las actividades en el Ateneo de la Sociedad Rural, donde, a lo largo de estos años participó de distintas comisiones directivas y consultivas. En 2019 fue electo presidente y también fue vicepresidente. En la actualidad es secretario de la Comisión Directiva.

Según explica, a través de esta agrupación encontró la forma de “institucionalizar la voz de los jóvenes del campo”. “Por medio de las instituciones uno logra producir cambios que trascienden en el tiempo. De forma desorganizada también se pueden producir cambios, pero estos son más fáciles de voltear. El desafío es transformar la realidad de forma que persista en el tiempo”, sintetiza.

El objetivo es aumentar la representación el campo en la política

“El campo está subrepresentado en la agenda, en el mundo de las ideas y en la cantidad de personas”, afirma el joven, para quien existe un fuerte ignorancia por parte de la dirigencia política respecto del agro. “Ya sea por falta de interés o por intereses contrarios al sector, hay desconocimiento sobre cómo potenciar la producción y hacen falta convicciones certeras”.

Sobre el accionar de algunos políticos y funcionarios, Manuel considera: “No se puede estar constantemente negociando las convicciones para mantenerse en el poder. A mí no me interesa y desde ese punto me siento muy incómodo con la política”. Sin embargo, admite que “hace falta una presencia simbólica y real más importante del campo”. “Necesitamos agrodirigentes en la política y presencia de la producción agropecuaria en la toma de decisiones y en la agenda política para no dejarnos pasar por encima constantemente”.

Por eso, para Manuel su lugar es el Ateneo. “Siento que puedo aportar más desde donde estoy ahora. Hablando, educando y tratando de transmitir cómo se pueden mejorar las propuestas”.

El trabajo desde el Ateneo de la Sociedad Rural Argentina

Respecto del rol del Ateneo, Manuel pondera: “Nos capacitamos para, en que en el futuro, desde el lugar que nos toque, poder ejercer una correcta y eficiente defensa de los intereses de los productores”.

En relación a las actividades de la institución, se muestra satisfecho: “Es una escuela de liderazgo y  un espacio de participación de dirigentes con un fuerte foco en la práctica del día a día. Ponemos nuestras ideas en debate constantemente, tenemos capacitaciones y somos formadores de opinión”. Para el joven, el rol más importante del Ateneo es un protagonismo para debatir y dialogar con otras instituciones y otros sectores de la economía. “Entendemos que somos parte de una estructura económica mucho más grande. Estamos preparados para salir afuera de las tranqueras y entendernos con la industria. Aunque muchas veces nos presentan como algo dicotómico, no lo somos y trabajamos para destruir ese mito.Tenemos muy arraigado esto de pensar que el que opina diferente está del otro lado de la calle y es un enemigo. Nosotros creemos no solo que no estamos en competencia, sino que hay que trabajar de forma estratégica con todos los sectores de la economía”.

Entre los mitos alrededor del agro, el ateneísta señala: “Se cree que estar a favor del campo es estar en contra de la industria, pero hay una gran vinculación. Esto es lo que vemos como jóvenes. De esta salimos creciendo todos y la forma de crecer es liberando al campo”, completa. En este sentido, desde la institución mantienen encuentros con la Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), sindicatos, empresas y distintas entidades bancarias. “Trabajamos no solo para mejorar las condiciones de los productores, sino también del país”.

Temas en esta nota

Cargando...