Afirman que el éxito de una campaña gruesa está dado por los cultivos de servicio

Un especialista en nutrición y manejo destaca la importancia del manejo de un cultivo de servicio como “llave del motor de la gruesa”.

Por |
14deJuliode2021a las13:21

Planificar y armar el plan de los cultivos de servicio y su nutrición es clave en estos momentos. Los cultivos de servicio son un aporte a la sustentabilidad del sistema. En la actualidad es una actividad que se viene desarrollando de forma baja, pero con adopción en aumento debido a sus beneficios. Por sus orígenes, se los llamaba cultivos de cobertura, ya que su objetivo era cubrir los suelos de la erosión.

Hoy se denominan cultivos de servicio, ya que está comprobado que hay una variedad de beneficios, por ejemplo: fijación biológica para el cultivo que subsiguiente; fomento a la descompactación de suelos; lograr un balance de carbono positivo dentro del sistema; control de malezas, entre otros.

A partir de este paradigma, surge la inquietud de indagar en la mejor forma de manejar estos cultivos de servicio si ya estamos pensando en la gruesa. Esa cuestión nos lleva hasta Alejandro Sartori, responsable de I+D y marketing de Amauta, quien en diálogo con Agrofy News afirma: “La clave está en manejar los cultivos de servicio como un cultivo comercial de verano. El tratamiento debería ser el mismo”.

¿Cómo hacerlo?

Cuando elegimos cultivos de servicio puede ser puro o mixto de acuerdo al objetivo y a los suelos. Sartori explica: “Si tenemos un suelo compactado tendremos que poner gramíneas con crucíferas. Si vamos a maíz, podemos trabajar con una leguminosa como la vicia para tener una mejor fijación biológica de nitrógeno y ahorrarnos el N que venga como fertilizante químico ya que lo estamos dando ahora”.

De esta forma, gracias a las declaraciones de especialista nos metemos en el tema clave, el manejo de los cultivos de servicio, y su aprovechamiento: “Muchas veces el cultivo de servicio no da los resultados que uno espera porque se trata de hacer con el menor costo posible, y la realidad es que tenemos que trabajarlo y planificarlo como un cultivo de cosecha.

No deberíamos disminuir costos bajando la densidad de siembra, sino hay que poner las semillas apropiadas. Además, si trabajamos con una leguminosa, hay que inocular la semilla porque vamos a tener una respuesta muy grande en materia seca como fijación de N. Y la utilización de fertilizantes no es menor: los arrancadores pueden hacer que tengamos un cultivo de servicio con aporte de carbono y materia seca bastante mayor a no hacerlo. Todo esto significa que si podemos mejorar esos aportes, vamos a tener beneficios multiplicados pensando el cultivo siguiente” analiza Sartori.

De acuerdo al especialista de Amauta, “de esta forma estamos aumentando la fertilidad de suelos, sobre todo de la microbiología. En este paso estamos dando un ambiente para que el microbioma sea más amplio y diversificado. Esto va a dar respuesta en los ciclos de los nutrientes, vamos a tener un suelo vivo con mejor oxigenación, mejor degradación de determinados agroquímicos disminuyendo problemas”.

A modo de reflexión, Alejandro sugiere: “Cuando trabajamos estos cultivos, lo ideal sería que lo tratemos desde lo profesional lo mejor posible porque justamente esos beneficios que buscamos van a ser mayores y no quedarse con tratar de gastar lo menos posible y que sea solamente de cobertura. No deberíamos tratarlo como una alfombra. Es la llave del cultivo de gruesa exitosa. Generalmente para los comerciales elegimos fecha de siembra, densidad, tecnologías, genética, nutrición, etc. Para el cultivo de servicio tenemos que hacer lo mismo. La respuesta en la gruesa va a ser mayor”.

Especialidades

Otro de los temas que aborda Sartori tiene que ver con las especialidades, aquellos cultivos que están teniendo un crecimiento importante en la zona central de nuestro país y como manejarlos. En este sentido, el especialista recomienda: “dentro de las especialidades encontramos una superficie de arvejas y lentejas que tienen una importancia cada día mayor. La idea es hacer una buena inoculación ya que son cultivos que responden muy buen a los inoculantes. Gracias a esto vamos a tener respuesta en rendimientos y en el suelo. Lo mismo que los cultivos de servicio. También es importante la fertilización, ya que deberíamos trabajarlo como los de verano, haciendo el análisis de suelo correcto, pudiendo de acuerdo al diagnóstico expresar el potencial de cada cultivo. Al ser productos de consumo directo, importa mucho la calidad de lo que se cosecha”.

Temas en esta nota

Cargando...