Clave para empresas agropecuarias: según proveedores, cuándo podría bajar el precio de los insumos

Muchas empresas de agro están cerrando balance a fin de año y ocupando parte del tiempo en anticipar movimientos

Por
Clave para empresas agropecuarias: según proveedores, cuándo podría bajar el precio de los insumos
21deDiciembrede2021a las10:04

Los apuntes semanales de la consultora Zorraquin + Meneses  enumeran todas las preguntas que se hacen actualmente las empresas agropecuarias a diario: ¿Lloverá? ¿cuándo deja de llover? ¿vendo o no vendo? ¿compro o no compro? ¿invierto o espero? ¿si invierto, en qué? ¿qué pasará con el alto valor de los insumos? ¿qué evolución tendrán los precios de lo que vendo? ¿subirá el costo de los arrendamientos? ¿tomo crédito? ¿en pesos o en dólares? ¿cuándo van a devaluar? ¿subirán impuestos y pondrán más trabas al comercio? ¿siembro trigo o cebada, soja o maíz? ¿suplemento más o hago un planteo más pastoril? ¿contrato más personas o espero? ¿dónde imagino mi empresa en los próximos años? 

"En general son pensamientos necesarios para tomar decisiones. Preguntas de cuya respuesta depende la rentabilidad futura de los negocios y la sustentabilidad de la empresa. No se dicen en voz alta ni para una tribuna", comentan y explican que son dos mundos diferentes, paralelos. Al decir de Pablo Hary, alma mater de los grupos CREA, estos pensamientos empresarios deben realizarse  ”con los pies en la tierra pero no en el barro, con la mirada en el cielo pero no en la luna”. "Don Pablo, siempre vigente, parecería que también le habla hoy a nuestros gobernantes", agregan en Z+M.

EN QUÉ ANDAN LAS EMPRESAS AGRÍCOLAS

Para las empresas agropecuarias es un momento de contradicciones: "Si hay algo que aparece como bienvenido siempre, son las lluvias. Sobre todo, cuando pintaba para un año seco, un pronóstico Niña. La contradicción es que ahora sobran lluvias en regiones que necesitan cosechar trigo y falta en regiones donde la siembra gruesa se está atrasando". En los próximos días se irá acomodando seguramente.

Muchas empresas de agro están cerrando balance a fin de año y ocupando parte del tiempo en anticipar movimientos: "Es una época donde los agricultores cosechan la fina, siembran los cultivos de segunda y hacen control de la gruesa ya sembrada. Mucha actividad dedicada a la estrategia de captura de precio de venta de los granos. Luego de un año con mucha compra adelantada de insumos para canalizar excedentes temporales de pesos, llegó el momento de la sintonía fina debido a los altos precios". Si bien el escenario está abierto, según Z+M dicen algunos proveedores que recién a partir de marzo/abril podrían verse bajas importantes en el precio de los agroquímicos y quizás de urea, con el fósforo en valores aún sostenidos.

Ver también: Cuándo podría bajar el precio de los fertilizantes

"Las relaciones insumo-producto están deterioradas en todas las actividades. Si el clima acompaña y los rendimientos a lograr son los promedios históricos, el Excel pronostica todavía un resultado positivo. Ya veremos qué dice la realidad más adelante", añaden.

En otro tramo de los completos apuntes de la consultora, remarcan que el Covid definitivamente ha cambiado la lógica en el análisis de los mercados, lo que hace que los valores y las variaciones de precio comiencen a ser de muy difícil pronóstico. La emisión monetaria de casi todos los países, los primeros síntomas de inflación mundial, el aumento de las tasas de interés en EEUU, la revalorización del dólar si esto ocurre, el cambio del “tipo de compra” de los países demandantes de cereales que hace que se trabaje con stock más altos, además de la nueva ola de Covid en Europa. Y si a esto le agregamos el conflicto Rusia – Ucrania, la sequía por la que atraviesa el sur de Brasil y la intervención del Estado local a través de distintos cepos y restricciones a las exportaciones, tenemos un combo muy difícil de predecir.

  • ¿De qué tenemos certeza? "Precios y costos altos (si los comparo con otras campañas), tipo de cambio que se retrasó, una buena fina en general  (rindes mayores a los pronosticados) y por segundo año consecutivo un precio en cosecha superior a las coberturas tomadas o al precio de inicio de campaña"
  • ¿Por qué alguien no vendería? "Porque está esperando una suba aún mayor de precios, una devaluación, o ambas, o porqué no sabe que hacer con los pesos si vende. La respuesta es realizar coberturas por altos porcentajes de la producción lo más flexibles posibles. Las básicas serían: si vendo, comprar opciones (Call) para capturar posibles subas, si vendo y estoy líquido trabajar con el mercado de dólar futuro para cubrirme de una posible devaluación, o refugiarme en activos si ya no lo hice (insumos, maquinaria, etc.). Si no vendo comprar por lo menos Puts para cubrir una posible baja, ya que el riesgo a la devaluación estaría dentro de la cobertura. Lo que no parece recomendable es no hacer nada, aunque hasta el momento haya salido bien"

Temas en esta nota

Cargando...