Santa Fe: aumenta el movimiento de equipos para el picado del maíz ante la falta de agua

El centro norte de la provincia sufre una situación crítica que genera amarillamiento, marchitamiento y hasta mortandad de las plantas

Por
Santa Fe: aumenta el movimiento de equipos para el picado del maíz ante la falta de agua
12deEnerode2022a las11:19

La falta de lluvias y la escasa humedad en el suelo impacta de lleno en los cultivos del centro norte de Santa Fe. La Bolsa de Comercio de la ciudad de Santa Fe (BCSF) comentó que los cultivares continuaron generando intensos procesos de evapotranspiración y alta demanda de agua útil de los suelos.

Maíz de primera

“De un total de 88.000 ha implantadas con maíz temprano, el 50 al 52 % de los cultivares, se encontraron con secuelas e impactos”, destacó la BCSF en un informe. Además, comentó que con el transcurso de los días se incrementó el amarillamiento, marchitamiento, el cambio de la intensidad de la coloración de las plantas y su mortandad.

Esta situación afectó el llenado de los granos, por lo que se obtendrían mazorcas más pequeñas y con menor número de granos o más chicos. “La realidad climática y su diaria variación, particularmente en el área de influencia de las cuencas lecheras del SEA y otras zonas, aceleraron las definiciones de los maizales, observándose el intenso movimiento de equipos para su picado o embolsado”, explicaron.

El informe detalla que el promedio de la última década fue de 25.000 hectáreas para el maíz con destino al picado. Ante estas condiciones, se estiman 12.000 hectáreas más que tendrán este proceso. 

“Los resultados obtenidos continuaron siendo muy dispares, en general se logró un rendimiento promedio de 8 a 10 m/bolsa/ha, pero durante la recolección, el ambiente climático cálido y el material vegetativo seco a muy seco, alteraron no solo la cantidad del producto, sino también su calidad y con serias dificultades en la concreción de buenos resultados de los trabajos”, detallaron.

Soja de primera

Este cultivo presentó limitaciones en su crecimiento, amarillamiento o marchitamiento de hojas y en lotes puntuales. Además, las lluvias dispares generaron en determinados lotes la pérdida de plantas por mortandad.

Soja de segunda

“La implantación de la soja tardía en los diferentes departamentos, ante la disminución del agua útil en la cama de siembra, las elevadas temperaturas e importante evapotranspiración, presentaron una muy heterogénea y variada situación de los estados vegetativos. Los primeros lotes germinados mostraron buena emergencia y crecimiento”, comentó la BCSF.

Por otra parte, se realizaron aplicaciones de herbicidas postemergente para el control de las malezas, pero, durante el monitoreo semanal se observó muerte de plantas por estrés, afectando el stand de las mismas por unidad de superficie.

Temas en esta nota

Cargando...