Estancia La Emma: cómo produce el campo que visitó el Director General de la FAO en Argentina

“Mientras nosotros tenemos deudas financieras hay otros países que tienen deudas de responsabilidad ambiental", comentó el productor a cargo

Por
Estancia La Emma: cómo produce el campo que visitó el Director General de la FAO en Argentina
04deAbrilde2022a las12:55

Durante su visita oficial a la Argentina, el Director General de la FAO, QU Dongyu, recorrió junto al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación (MAGyP), Julián Domínguez, un establecimiento de ganadería regenerativa ubicado en la localidad de Pipinas, Cuenca del Salado, provincia de Buenos Aires.

En la Estancia La Emma, de Genética del Este S.A, hacen Manejo Holístico desde el año 2016, y desde entonces subió todo en simultaneo: su carga animal, sus índices productivos, la receptividad del campo y la biodiversidad del campo. Sus fundadores son un matrimonio conformado por Ezequiel Sack y Silvina San Martín, criadores de Angus en la Cuenca del Salado desde hace más de 25 años. 

Durante la recorrida, el titular de la cartera agropecuaria le mostró al Director General de la FAO el proyecto de ganadería regenerativa que realiza el establecimiento en conjunto con el INTA. Este nuevo paradigma productivo se basa en el manejo holístico, el cual resuelve la gestión de un desarrollo ganadero de manera integral ya que atiende de manera simultánea los tres aspectos: social, ambiental y económico. 

La Emma, ¿sinónimo de una ganadería más rentable?

En la Estancia La Emma el cambio fue notorio de 2016 a hoy. Antes el establecimiento producía de modo intensificado con agricultura tradicional y engorde a corral, la carga era alta y los índices productivos eran buenos, pero el desafío implicaba mejorar el recurso forrajero y reducir la dependencia de insumos y la huella ambiental, todo sin perder los índices productivos.

Tras realizar un curso de Especialización en Manejo Holístico en Ovis 21, una empresa B que promueve la Ganadería Regenerativa a través de la educación, certificación y desarrollo de proyectos, Ezequiel Sack y Silvina San Martín cambiaron las decisiones de manejo de su campo: dejaron de sembrar, acabaron con el engorde a corral y efectuaron un cambio en la planificación del pastoreo, a lo que le siguió una reducción notoria en el uso de insumos. 

Seis años después, el matrimonio aseguró que en La Emma hay un cambio profundo en los índices productivos, ambientales y sociales del establecimiento ya que pudieron aumentar su producción y los índices de preñez, así como también pudieron cambiar la composición del pastizal dando lugar a las especies perennes deseadas. Completaron el ciclo a pasto y venden directamente a los consumidores a través de una marca propia.

La Emma es un caso de Ganadería regenerativa exitosa que establece una alianza entre la producción, el cuidado del medio ambiente y la rentabilidad, y genera un círculo virtuoso que potencia la actividad económica porque permite la regeneración de pastizales, el cuidado de los suelos, la captura de carbono y el incremento de la productividad.

Este paradigma tiene un triple impacto positivo:

  • En términos sociales, mejora la calidad de la vida rural, promueve una alimentación sana y desarrolla capacidades
  • En lo económico, genera mayor productividad, la reactivación de la industria, menor utilización de insumos y nuevas vías de comercialización
  • Promueve mayor biodiversidad, mayor captura de CO2 atmosférico; suelos resientes y mitigación del cambio climático

El caso de la ganadería argentina

“Desde el Ministerio promovemos una nueva cultura de producir en la Argentina, que sea una forma que les pertenezca a los productores y queremos salir al mundo donde garanticemos la trazabilidad y el cuidado del medio ambiente”, declaró Domínguez durante la recorrida a campo, al tiempo que destacó a los productores de la ganadería argentina por “ser sustentables frente a los embates del cambio climático global”.

El ministro también indicó que desde su cartera intentaban “potenciar y replicar la tarea de los productores argentinos y construir políticas de Estado que queden en el tiempo”. En este punto desarrolló los lineamientos del Plan Ganadería Argentina 2022-2023 (Plan GanAr), el cual establece un esquema de beneficios directo para los productores en el que destaca una línea de financiamiento destinada a productores ganaderos, tamberos y cooperativas agropecuarias de todo el país.

En cuanto a la certificación de carnes, Domínguez explicó que “es un valor agregado que la Argentina tiene; no nos podemos conformar solamente con exportar carne, sino que tenemos que exportar carne de alta calidad y producida de forma sostenible. Por eso en estos dos años, vamos a proponer un sistema de producción y alimentación que sea sustentable y que tenga trazabilidad”, completó Julián Domínguez.

A su turno, el Director General de la FAO dijo: “Tenemos que proteger la naturaleza para las generaciones futuras. Por eso debemos tener en cuenta la humanidad y la solidaridad; con estas dos herramientas podemos superar todos los retos que debamos enfrentar”.

“Agradezco a la familia Sack todo el amor que puso en este evento para que fuera un éxito. Sigo manteniendo firme la bandera del hambre 0 porque esa es la misión de mi vida. Invito a que trabajemos juntos para lograrlo”, enfatizó.

En la recorrida también estuvieron presentes el vicejefe de gabinete, Jorge Neme, y el Embajador de la República Argentina ante la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), Carlos Cherniak, recientemente elegido para presidir el subcomité de ganadería en la FAO hasta el año 2024.

“Es importante la presencia del director general de la FAO porque es una voz de la ganadería argentina en el mundo”, expresó Domínguez, y destacó que “es la primera vez en 70 años que hay un subcomité de ganadería en la FAO, donde tenemos como representante a un argentino”. 

Por su parte, Cherniak manifestó que “Argentina está defendiendo a nivel global a nuestros productores” y remarcó, además, que “somos sostenibles en forma integral”. “Esto significa económica, social y ambientalmente”, añadió.

El anfitrión del establecimiento, Ezequiel Sack, explicó el proyecto productivo que se realiza en articulación con el Ministerio de Agricultura y el INTA: “Esta forma de producir es una herramienta de manejo responsable que promueve los sistemas de producción amigables con el ambiente y formadores de suelo”.

Por otro lado, destacó que “el ministro Domínguez ha planteado ante la FAO el doble estándar”. “Mientras nosotros tenemos deudas financieras hay otros países que tienen deudas de responsabilidad ambiental. Y en esto Argentina tiene una gran oportunidad para mostrar otra forma de producir”, completó Sack.

Temas en esta nota

Cargando...