Trigo: investigadores argentinos descubren que las noches más cálidas mejoran la calidad

Un estudio de la Facultad de Agronomía de la UBA arrojó que esta condición aporta más gluten

Por
Trigo: investigadores argentinos descubren que las noches más cálidas mejoran la calidad
04deMayode2022a las09:11

El trigo se destaca por ser un cultivo de invierno, pero en el último tiempo se detectó una suba en la temperatura promedio. Por este motivo, investigadores de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA) estudiaron el comportamiento del cultivo frente a noches más cálidas.

Los resultados mostraron que el incremento de la temperatura mejora la calidad del trigo y aumenta el gluten. De esta manera, aseguran que se traduciría en una mejora de la harina y los panificados.

“La temperatura media en la Región Pampeana, que es el promedio entre las máximas y mínimas, aumentó casi un grado centígrado entre las décadas de 1960 y 2010. A su vez, este aumento viene dado principalmente por el incremento de las temperaturas mínimas, que ocurren durante la noche”, explicó Víctor Giménez, docente de la Cátedra de Cerealicultura de la FAUBA a la revista Sobre La Tierra. De esta manera, el ambiente en el que se desarrollan cambió. 

Trigo en noches más cálidas

Los investigadores decidieron avanzar para anticiparse a la tendencia del incremento de las temperaturas medias. Para el estudio, señalaron que se realizaron aumentos controlados de las temperaturas nocturnas para simular el fenómeno climático que está ocurriendo en la Región Pampeana.

“Para eso, diseñamos unas carpas con una estructura metálica y cubiertas con polietileno, equipadas con unos caloventores similares a los de uso doméstico”, comentó Giménez. De esta manera, se logró mantener la temperatura de la noche en 3 °C y durante el día se retiraban las carpas.

Los resultados mostraron una sorpresa, ya que se observó un impacto en el periodo de floración. “Al final vimos que el mayor impacto se dio a través de un efecto indirecto mediado por la reducción de la cantidad de granos”, señaló el investigador.

Giménez explicó: “El efecto indirecto pudo haber ocurrido porque el aumento de la temperatura nocturna en el período crítico produjo una caída del 23% en el número de granos, lo que hizo que cada grano aumentara su contenido de nitrógeno y proteínas. Esto favoreció la generación de gluten, que después se podría traducir en una mejor calidad panadera”.

En este sentido, cabe destacar que se puede decir que se logró una mayor calidad porque una variable a comparar es el gluten.  En este sentido, explicaron que este componente de la harina de trigo permite retener los gases cuando se produce la fermentación. 

“Por ejemplo, cuando hacemos una pizza casera se produce dióxido de carbono, y el gluten lo retiene en el proceso de leudado. El resultado es un pan más esponjoso y con mayor volumen. Por esto, un mayor contenido de gluten está asociado a una mejor calidad a la hora de hacer panificados”, concluyó Giménez.

Más conocimientos sobre el trigo

A Todo Trigo 2022, el tradicional congreso que la Federación de Acopiadores vuelve a organizar en el Hotel Sheraton de Mar del Plata el 12 y 13 de mayo, será el lugar donde ejercitar el músculo del manejo agronómico, uno de los grandes ejes, además del económico y de mercados, que forman parte del encuentro.

Con la coordinación académica de Daniel Miralles y Betina Kruk (FAUBA), el congreso comenzará con una mirada macro que  llevará a analizar por qué sembrar trigo. La demanda de alimentos en el mundo y la participación del trigo -a cargo de Fernando Vilella (FAUBA)-, el rol del cereal en las diversas áreas agrícolas argentinas -de la mano de Emilio Satorre (FAUBA)- y la presentación del nuevo mapa triguero, modificado luego de seis décadas -presentado por Pablo Abbate (INTA)-, serán los primeros temas del encuentro.

Luego, un abordaje a fondo del cambio climático y la huella de carbono. María Elena Fernández Long (SMN y FAUBA) ayudará a entender los cambios en el clima por regiones, Jorge Hilbert y Miguel Taboada (INTA) explicarán cuál es el balance de carbono en los suelos agrícolas del país, y María Inés Di Nápoli (Plataforma Puma) presentará la Calculadora de Huella de Carbono.

Las restricciones bióticas y abióticas, el manejo nutricional y sanitario de los cultivos tendrán a Víctor Juan (UNICEN) hablando de malezas, a Lucrecia Couretot (INTA Pergamino) de enfermedades y a Martín Zamora (INTA chacra Barrow) del manejo nutricional desde una perspectiva agroecológica. Por último, una novedad: Martín Díaz Zorita (UNLPam) abordará la nutrición con fertilizantes inorgánicos y biológicos, un complemento ideal para el contexto actual.

“Este año la cebada vuelve al escenario con mucha presencia”, anticipa Miralles. Allí estarán las principales malterías y los especialistas en el cultivo para ahondar sobre la potencialidad de producción de los materiales actuales en cada zona. “Todo hace pensar que -en un escenario optimista- la superficie sembrada con cebada podría superar el millón de hectáreas”, acota el especialista.

La producción por regiones será uno de los platos fuertes para productores y técnicos. Pablo Calviño (UNMDP) abordará las claves del Sudeste y Agustín Giorno (AACREA) en Sudoeste, con y sin riego. El análisis de la realidad lote adentro será coronado por un panel de debate integrado por Teo Zorraquín (Zorraquín & Meneses) y su mirada sobre la competitividad de las empresas agropecuarias, Gustavo Duarte con el abordaje del oeste arenoso y Jorge González Montaner (CREA Mar y Sierras) con su visión integral sobre la realidad del trigo.

Las tecnologías también tendrán su lugar en A Todo Trigo 2022. Carlos Di Bella y Ricardo Martínez Peck abordarán las novedades vinculadas a la nueva rama tecnológica que incluye las telecomunicaciones, los servicios informáticos y la electrónica al servicio de la agricultura, que se suman al equipamiento de hardware y software con que vienen las máquinas.

En un escenario complicado para el trigo, entre los cultivos alternativos de invierno entrará en escena la colza y la Brassica carinata, un cultivo que arrancó tímidamente en el país y se espera que ocupe unas 30.000 hectáreas esta campaña. También en crecimiento, se tratará la realidad del trigo soft y el trigo candeal. Se sumarán las novedades de la cebada cervecera, forrajera y silera y el rol de los cultivos de invierno en la rotación de las diferentes zonas.

Las novedades en biotecnología serán otro de los platos fuertes. Temas como los genes nobeles para mejorar el rendimiento y la calidad del trigo, la experiencia de Argentina y los controvertidos trigos transgénicos, se sumarán a la presentación de “Cronogen-Trigo”, un modelo inédito de predicción fenológica basado directamente en la combinación génica que permite a los mejoradores saber, por ejemplo, cuándo florecerá un cultivo sin importar el nombre del cultivar, solo sabiendo qué alelos quieren combinar.

Temas en esta nota

Cargando...