Cultivos alternativos: la experiencia de una empresa de Las Rosas que prueba la carinata

La carinata –un cultivo que se siembra en invierno- permite controlar malezas y nutrir raíces; toda su producción se exporta para elaboración de biocombustibles

Por
Cultivos alternativos: la experiencia de una empresa de Las Rosas que prueba la carinata
04deMayode2022a las12:32

La empresa “Agronomía Las Rosas”, ubicada en la localidad santafesina homónima, se animó a sembrar “brassica carinata”, una plantación que se cultiva como oleaginosa, hortícola y condimentaria. Según detallaron desde la firma, esta planta logró manejar las malezas y mejoró los rendimientos de los cultivos alcanzados. 

La compañía lleva adelante esta siembra en campos alquilados que se encuentran desde Armstrong hasta Rafaela, todo en territorio santafesino. Al respecto, el productor Mario Carignano –que forma parte de la empresa- viene trabajando con este cultivo alternativo desde hace tres años. 

Qué se hace con la carinata

Toda la carinata producida en este campo se exporta para la elaboración de biocombustibles. En este sentido, se destacó que una bolsa de 22 kilos de semillas produce más de 4.000 litros de biocombustible. Al procesarla, se produce un aceite bajo en Gases de Efecto Invernadero (GEI), útil para los productos energéticos conocidos como “de segunda generación”.

“A partir del 2007 veníamos haciendo colza, buscando alternativas que nos diferenciaran del resto de los comercios de insumos agropecuarios. Hasta el 2012 tuvimos éxito con este cultivo, y a partir del 2019 comenzamos con esta otra alternativa que es la brassica carinata como cultivo invernal”, contó Carignano. 

En el 2019, la experiencia con este cultivo fue “muy buena”, ya que las condiciones climáticas fueron favorables y dieron “un margen de rendimiento por arriba del trigo, que estaba en el mismo lugar y en la misma situación”. A su vez, en los cultivos posteriores, que fueron soja y maíz, los márgenes también fueron superiores.

“Ya conocíamos ciertos secretos (por la experiencia previa con colza) para lograr una buena implantación de carinata, que se siembra a nivel de 3,5 a 4 kilos de semillas por hectárea. Los contratistas con los que venimos trabajando ya conocían cómo sembrar este cultivo, así que por ese lado no tuvimos mayores problemas”, indicó el productor al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), aunque afirmó que, a causa de la sequía y de las heladas, las condiciones de siembra en el 2020 fueron adversas. 

Si bien aún no se determinó con precisión cuál sería la rotación ideal de este cultivo, la empresa “Agronomía Las Rosas” lo combina con la siembra de soja de primera y maíz. 

Beneficios de la carinata

Por otro lado, Carignano indicó que la carinata es un “cultivo de servicio con renta”, con el que se logra controlar malezas, como el ray grass. Además, permite que se llegue al momento de cosecha con buen sombreado, creando las condiciones necesarias para que luego se plante maíz. 

“En el primer año, al compararla con trigo, la carinata nos dio un balance positivo y, a su vez, el cultivo de segunda también fue muy bueno. Y por otro lado, por el aporte ambiental que tiene que ver con una reducción en el uso de fitosanitarios”, agregó el productor. 

Al respecto, detalló que la carinata se implanta sólo con un herbicida presiembra y algún preemergente; además, se realiza un control de Plutella con insecticida de banda verde. Por el momento no se utilizan fungicidas. 

Además del impacto positivo que este cultivo tiene en el desarrollo de raíces, la carinata despertó el interés de los apicultores, ya que brinda la posibilidad de tener producción de miel en una época en la que, normalmente, tendrían que suplementar artificialmente a las colmenas. 

Temas en esta nota

Cargando...