Producir trigo y cebada en un mundo más cálido: el desafío del cambio climático

El aumento de la temperatura impacta en las enfermedades y la calidad de los granos

Por
Producir trigo y cebada en un mundo más cálido: el desafío del cambio climático
29deSeptiembrede2022a las10:13

El cambio climático genera que la temperatura promedio del planeta aumente y este impacto tiene consecuencias en la producción. Para ello, el Conicet y la Facultad de Agronomía de la UNCPBA y el INTA desarrollaron un estudio sobre los efectos y el desafío de producir bajo estas condiciones.

En primer lugar, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) prevé que la temperatura global aumente entre 1 y 3,7 °C para finales de este siglo. Este escenario tendrá un efecto en los cultivos. 

El estudio arrojó que las noches cálidas aumentan el impacto negativo de la fusariosis de la espiga (FET). “Además, reduce los parámetros de calidad del grano y aumenta la concentración de micotoxinas de forma significativa”, destacó el informe.

Los datos recolectados mostraron que las noches más cálidas fueron más favorables al desarrollo de fusariosis de la espiga y aumentaron el impacto negativo en cebada y trigo.  En este sentido, el investigador de Conicet y de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNCPBA), Mauro Martínez, aseguró que la relevancia de este trabajo radica en que es uno de los primeros en el mundo en desarrollarse bajo condiciones experimentales de campo.

“A partir del cambio climático, se incrementaría hasta en un 75 % la presencia de micotoxinas”, sostuvo; y aseguró que este aspecto pone en riesgo la inocuidad alimentaria y la calidad de los productos obtenidos.

Por su parte, el investigador del Laboratorio de Contaminantes Químicos del Instituto Tecnología de los Alimentos del INTA Castelar, Dante Rojas, comentó que el estudio evaluó el incremento de 3 °C en la temperatura nocturna. Bajo estas condiciones, Martínez explicó que el estudio aseguró una disminución del 7 % sobre el rendimiento de grano en cebada y trigo por cada grado de aumento de la temperatura nocturna. 

“A estas pérdidas ya estimadas, ahora hay que sumarle el impacto adicional de la FET en condiciones de campo”, indicó. El estudio destacó que la enfermedad fúngica provoca muchas pérdidas cuantitativas en los cultivos de cereales, como la reducción del rendimiento, la disminución del peso de mil granos, junto con el menor poder germinativo del grano. 

“Los modelos estimativos y los experimentos realizados en condiciones de campo advierten del efecto negativo del cambio climático sobre el rendimiento del grano en cereales como la cebada y el trigo”, manifestó Martínez. De esta manera, indicó que las pérdidas de rendimiento de grano están asociadas a cambios ecofisiológicos causados por un desarrollo acelerado durante el periodo de calentamiento, una menor duración del periodo crítico, una menor intercepción de la radiación solar, una menor biomasa acumulada y, por tanto, una reducción de espigas por metro cuadrado.

Temas en esta nota

Cargando...