El agro y el comercio por Internet dominan la agenda de la OMC

Por
29deNoviembrede1999a las08:48


La poderosa central sindical norteamericana ALF-CIO y cientos deorganizaciones no gubernamentales (ONG) prometen realizar, mañana, la mayormanifestación del mundo contra el libre comercio. Ya advirtieron que por lascalles de Seattle -la "Ciudad Esmeralda" van a desfilar 100.000personas. Se proponen rodear el Centro de Convenciones, justo en el momento enque la Organización Mundial de Comercio (OMC) inaugure allí, con todas laspompas, su tercera conferencia internacional.

Las camisetas que distribuirán los opositores a la OMC (que pauta las reglasde juego para el comercio internacional) entre los manifestantes llevan unmensaje impreso: "Alto a la piratería global practicada contra lasolidaridad global".

El impacto del movimiento no pasó desapercibido en la Casa Blanca. Larepresentante comercial de Estados Unidos, Charlene Barshevsky -llamada por loseuropeos como la "dama de hierro" de los EE.UU. en el comercio mundial-advirtió: "La gran amenaza para la OMC es la falta de apoyo público".En este contexto, los ministros, funcionarios y periodistas de los 135 paísesque participarán en forma activa de la cumbre, más los de las 34 naciones quevienen como observadoras, deben aprobar en Seattle el lanzamiento de la Rondadel Milenio.

Consiste en establecer un nuevo período de negociaciones que puede demorar 3años y que comprometa a los miembros a liberalizar todavía más el comercio.Los temas de la agenda se pueden agrupar por capítulos.

En Seattle se admite que la discusión tendrá dos ejes centrales. Uno es lamayor transparencia del comercio agrícola: en este terreno la pelea se dirimeentre la Unión Europea, los EE.UU. y los del grupo Cairn -entre quienes militanlos del Mercosur y Australia-. El otro apunta a reducir los impuestos aduanerosque traban las importaciones de bienes industriales, que favorece a europeos yestadounidenses.

Pero en Seattle se discutirán otros temas con impacto a mediano y largoplazo. La niña bonita, en esta reunión, es una nueva modalidad del comercio:el electrónico. Las ventas por Internet crecen a paso de gigante: se comercianpor esa vía desde cepillos de dientes hasta dipositivos electrónicossupersofisticados. Ya existen una docena de grandes compañíascomercializadoras mundiales por Internet. Una de las famosas es la del site"Amazon.com". Basta que un usuario de cualquier parte del planetacompre, por vía de la computadora y tarjeta de crédito mediante, para que unproducto le sea enviado desde cualquier parte del mundo a su casa, por correo.Este negocio ya mueve 6.000 millones de dólares.

Para Estados Unidos, que lidera ese comercio, el tema está a la orden deldía. Y así lo plantearán en estas negociaciones. Busca que se supriman losderechos de aduana sobre ese nuevo tipo de comercio. Tienen como aliados a losjaponeses, grandes productores de CD musicales. Y como oponentes, a los europeos.

En cambio, europeos y norteamericanos se unen para impulsar normas laboralesy ambientales. Argumentan que los salarios de miseria pagados en algunos paísesde desarrollo intermedio ejercen el efecto de una competencia desleal en elcomercio. En el Mercosur, no es un tema al que la Argentina le preste demasiadaatención. Pero Brasil le asigna importancia: el gobierno de Fernando HenriqueCardoso ve detrás de esto una maniobra para cerrar más los mercados de lasgrandes potencias a sus exportaciones industriales y de otros países endesarrollo.

Hay países, entre ellos Brasil y la Argentina, que se quejan de los EE.UU.Dicen que esta potencia abusa de medidas antidúmping para frenar lasexportaciones industriales de países en desarrollo. Y quieren un límite a esapráctica.

Lo que parece percibirse, en esta cumbre de la Organización Mundial deComercio, es que se verá el mundo dividido en cuatro grandes corrientes, conintereses distintos: Estados Unidos, la Unión Europea

Temas en esta nota

    Cargando...