El campo parará una semana desde el 25 de junio

08deJuniode2000a las08:11

La realización de una medida de fuerza de una semana a partir del domingo 25habría sido definida ayer por un sector de la dirigencia del campo, quedecidió ponerse a la cabeza de los reclamos espontáneos de algunos productoresagropecuarios que ya realizaron manifestaciones de protesta en el interior delpaís.

Pese a que se maneja con hermetismo, Confederaciones Rurales Argentinasratificó ayer el mandato que ya tenía y decidió, en comisión directiva, unamedida de acción gremial prolongada y riesgosa, cuando el sector está en plenacosecha gruesa y cuando la dirigencia cuenta con poco peso en las decisiones deun sector amplio y heterogéneo como el rural.

La entidad, conducida por Manuel Cabanellas y acompañada ahora por lapoderosa CARBAP -con Mario Llambías como vicepresidente de CRA- decidióacompañar a las bases en una ola de efervescencia y malhumor que ya comenzarona demostrar durante las últimas semanas en sectores como arroceros, azucareros,avicultores y fruticultores.

Reserva

Si bien desde la entidad se prefirió la reserva, recién la semana próxima-el jueves- se haría pública la medida de protesta. El motivo: los dirigentesde CRA no quieren mezclar sus reclamos con el del sindicalismo que concretaráun paro mañana. Asimismo, esperan una definición de Federación AgrariaArgentina, entidad que se reúne el próximo miércoles para estudiar los pasosa seguir aunque hasta ahora había decidido no sumarse a una acción contra elgobierno.

Desde CRA saben que una definición a favor de una protesta por parte de laentidad que preside René Bonetto -hoy director del Banco de la Nación- seríadeterminante para fortalecer la idea de descontento de los productores y paramostrar cierta unidad en una dirigencia que actúa arrastrada por los hechosaislados. Sin embargo, algunos productores de envergadura coincidían ayer enque «CRA representa a la mayoría de los productores que han sido afectadosúltimamente por los problemas climáticos y de políticas adversas en el planoimpositivo y es lógico que lideren los reclamos». En tanto, Coninagro ySociedad Rural Argentina ya advirtieron que no se sumarán a ninguna medida deprotesta contra el gobierno.

Curiosamente, un año atrás CRA formaba parte -junto con la Rural- de lasentidades que manifestaban la inconducencia de las medidas de fuerza, opiniónque muchos de sus dirigentes siguen sosteniendo a pesar de las decisionestomadas. «Acompañan o se quedan», analizaban anoche conocedores de larealidad sectorial, quienes recordaban que «un año atrás eran FederaciónAgraria y Coninagro quienes cortaban las rutas».

Si bien todavía no se decidió la modalidad de la extensa medida de protesta-cortes de ruta, manifestaciones por localidades, marcha a la Capital- losempresarios rurales adheridos a CRA coinciden en que se conformarían con elimpacto mediático de la acción, en un momento en que el campo trata determinar la cosecha gruesa -problemas climáticos e inundaciones lo impiden-aunque reconocen que sin la ayuda del transporte el efecto no se sentirá en losmercados.

La decisión de una parte de la dirigencia rural se concretó apenas doshoras después de que fueran recibidos por la delegación del Fondo MonetarioInternacional (FMI).

Teresa Ter Minassian coincidió con las cuatro entidades del campo en undiagnóstico crítico sobre la situación económica de la Argentina y reclamóun ajuste mayor en el gasto público de las provincias.

En una reunión que se llevó a cabo en el Ministerio de Economíaparticiparon dirigentes de las cuatro entidades y tras el encuentro el titularde Confederaciones Rurales Argentinas, Manuel Cabanellas, reconocía en TerMinassian a una mujer «sencilla y muy receptiva, quien resaltó que los ajustesfiscales dependen de las políticas internas impuestas por los gobiernos,quienes son los que deciden imponer las cargas sobre los sectores productivos»

Temas en esta nota

    Cargando...