Aftosa: Paraguay dice que lo usan como "chivo expiatorio"

29deAgostode2000a las08:39

Lo dijo ayer el gobierno de Asunción · La Argentina quiere que reconozcaque tiene el virus · Un grupo de militares realiza un estudio en la frontera ·El caso se trataría en la reunión de presidentes en Brasilia

La crisis de la aftosa está tensando las relaciones entre la Argentina yParaguay, quienes se culpan entre sí de no haber sabido controlar la enfermedadque hoy tiene en vilo a toda la región. Ayer, el gobierno paraguayo volvió aacusar al argentino de querer utilizarlo como "chivo expiatorio".

La Argentina, en tanto, decidió no enviar un representante a la reunión quehoy, en Montevideo, sostendrán todos los países firmantes del Proyecto Cuencadel Plata, auspiciado por el Centro Panamericano de Fiebre Aftosa. Ese organismoestá avalando oficialmente la posición de Paraguay. Afirma que en dicho paísno se han registrado casos de aftosa últimamente, como asegura el secretario deAgricultura, Antonio Berhongaray.

Para justificar el faltazo, en Agricultura informaron que su estrategia será"acorralar" a Paraguay para que reconozca su crítica situaciónsanitaria en la reunión que, a nivel de ministros y paralela a una cumbre depresidentes, sostendrán los países del Mercosur a partir del jueves en Brasil.La semana pasada, Berhongaray aseguró que a ese encuentro no iría Paraguay.Pero los brasileños decidieron invitar también a ese país a la reunión.

Allí se espera que los cuatro países del Mercosur puedan poner límite aesta escalada de acusaciones, y consensuen un programa regional para erradicarla enfermedad. En los últimos días, el panorama epidemiológico se agravó conla aparición de nuevos focos en el estado brasileño de Río Grande do Sul y enla localidad boliviana de Yacuiba. Las dos regiones afectadas están muy cercade la Argentina.

El acuerdo no será nada sencillo, porque tanto la Argentina como Paraguaysiguen firmes en sus posiciones. Ayer, el gobierno paraguayo, en un comunicado,volvió a negar que haya casos de aftosa en su territorio. Para demostrarlo,argumentó que "el virus detectado en los animales sacrificados en laArgentina es del serotipo A24, erradicado del Paraguay en los 80".

Por otro lado, el presidente del Servicio de Salud Animal de ese país, LuisAcuña, señaló que están siendo utilizados como "chivo expiatorio".Para el funcionario, la Argentina "está desesperada" por conseguirque el Paraguay admita tener focos de aftosa, "porque sólo así podríajustificar los problemas sanitarios en su territorio".

La guerra de declaraciones llegó a límites sorprendentes. Por ejemplo, elsecretario general del presidente Luis González Macchi, Jaime Bestard, contóayer que "el canciller argentino (Adalberto Rodríguez Giavarini) se pusoen contacto telefónico con Juan Esteban Aguirre, nuestro ministro de RelacionesExteriores, para disculparse" por las denuncias que están formulando losfuncionarios de Agricultura.

Esta versión fue rápidamente desmentida por el embajador argentino enAsunción, José María Berro Madero. En diálogo con Clarín, el diplomáticocontó que en realidad quien habló con el ministro paraguayo fue elvicecanciller, Horacio Chighizola. Y destacó que jamás se pidieron disculpas."El tema de esa charla versó sobre la reunión que se realizará estasemana en Brasil", explicó. Como sea, en Paraguay tampoco fueron bienrecibidas ayer las nuevas declaraciones de Berhongaray, según las cuales elgobierno piensa alambrar unos 300 kilómetros de la frontera.

Otra versión, lanzada ayer por el gobernador formoseño Gildo Insfrán,tensó aún más la cuerda, ya que daba cuenta de la decisión del Gobiernoargentino de movilizar tropas del ejército para incrementar los controles en lafrontera con Paraguay.

Fuentes del arma, sin embargo, aclararon que "todavía no hubo ningunaorden". Y dij

Temas en esta nota

    Cargando...