Las exportaciones, frenadas por los subsidios agrícolas

11deSeptiembrede2000a las08:35

El proteccionismo del Primer Mundo hace perder al país ventas por US$ 6000millones

Por primera vez, un informe de la Fundación Mediterránea mide losperjuicios

Sin subsidios, el PBI subiría en un año 10.000 millones de pesos

Una guía para negociaciones futuras

"Haz lo que yo digo, no lo que yo hago" es la frase que podríaresumir el comportamiento de los países desarrollados -Unión Europea (UE),Estados Unidos y Japón- en materia de intercambio con la Argentina.

Mientras critican acuerdos como el Mercosur o cualquier medida argentina quese aparte del libre comercio total, aplican sobre los principales productos deexportación del país aranceles y barreras paraarancelarias como normasantidumping, compensaciones, cuotas, licencias de importación no automáticas ytasas estacionales.

Un trabajo de la Fundación Mediterránea para la Copal (Coordinadora deIndustrias de Productos de la Alimentación) pone en cifras por primera vez (lamayor parte de los datos que se manejaban hasta ahora es estimada) cuál es elperjuicio económico concreto para el país por el proteccionismo del PrimerMundo en materia de productos agrícolas.

Según el informe, presentado la semana última en el Décimo ColoquioDesafío Empresario, la eliminación de todas las trabas al comerciointernacional supondría para la Argentina un crecimiento del PBI de US$ 10.000millones (un 3,5%, es decir, un punto y medio más que lo que el país creceráeste año según las últimas proyecciones del Gobierno). Las exportacionespodrían aumentar un 25% en el año, esto es, US$ 6000 millones, lo que lepermitiría a la Argentina saldar con creces el déficit fiscal que prevé parael año 2000, de 5300 millones. Además, por la misma cantidad de productos seobtendría un 13% más de dinero y se crearían unos 50.000 puestos de trabajoal año.

Productos perjudicados

La actitud de las naciones desarrolladas tampoco ayuda a mejorar dos aspectosmuy criticados de las ventas argentinas al exterior: la falta deespecialización para ganar mercados, y el poco valor agregado de los bienesexportados.

Los productos que la UE y Japón someten a aranceles más elevados sonazúcar y artículos de confitería, cárnicos, lácteos y huevos, cereales ybebidas, rubros que representan casi el 30% de las exportaciones de materiasprimas y manufacturas de origen agropecuario (MOA) argentinas y el 17% de lasexportaciones totales. La Argentina ocupa el quinto lugar entre los mayoresproductores de alimentos del mundo. Por otro lado, el trabajo de laMediterránea encuentra que "los aranceles de importación aplicados a losproductos agrícolas elaborados tienden a ser más altos que los aplicados a suscomponentes primarios". En otras palabras, los mercados desarrolladosdesalientan a países como la Argentina cuando intentan agregar valor a suscommodities agrícolas.

Luis Bameule, titular del frigorífico Quickfood y vicepresidente de Copal,explica que "no es un problema que sólo afecta a las exportacionesprimarias, sino a las cadenas agroindustriales completas", dijo a LaNación. "Perjudica tanto a la carne en bruto como a las hamburguesas y alos cortes especiales; a la leche y a los quesos; al azúcar y a los caramelos;a la fruta y a los jugos", enumeró el directivo.

En los últimos años el país llevó esta queja ante las nacionesdesarrolladas, pero las perspectivas de que los reclamos hallen eco no sondemasiado alentadoras. Gabriel Casaburi, economista de la Mediterránea ycoordinador del informe, afirmó que "los acuerdos vigentes (ronda Uruguay)son muy blandos, por eso entre 1998 y 1999 los subsidios de los países ricoscontinuaron aumentando. El tema ahora está en manos de la Organización Mundialdel Comercio (OMC), que tras el fracaso de la Ronda del Milenio en Seattle, nisiquiera tiene fecha fija para tratarlo".

Pero el trab

Temas en esta nota

    Cargando...