Polémicas elecciones en la Sociedad Rural

Por
28deSeptiembrede2000a las08:04

Socios disidentes critican la continuidad de Crotto; dicen que la entidad seapartó de sus fines específicos.

En medio de un clima extremadamente agitado se realizará hoy la elección delas nuevas autoridades de la Sociedad Rural Argentina (SRA), en su sedecéntrica de la calle Florida.

Casi con seguridad, Enrique Crotto continuará como presidente de la entidadpor otros dos años, pues es el principal candidato de Unidad y Acción, laúnica lista anunciada.

Esto levantó la ira de un grupo de socios, denominados disidentes, queacusan a la actual dirigencia -y por ende a la futura- de haberse apartado delos fines específicos de la institución, entre otras cosas. De hecho, estegrupo solicitó la impugnación de la asamblea general de hoy y la presencia dela Justicia para tomar nota del acto. "Tenemos que cuidar el prestigio dela Rural y la mejor forma de hacerlo es que todos expongan las razones de sudescontento", expresó Juan José Güiraldes, uno de los sociosdetractores.

Pero hay más. El fiscal José María Campagnoli elevó tiempo atrás unarequisitoria de cerca de 263 páginas al juez federal Luis Farías en la queacusa de irregularidades privadas y fiscales en el empleo del predio ferial dePalermo. "Es verdad, hay un pedido de indagatoria que incluye a 57personas: entre ellas yo", reconoció Crotto, aunque también aparecen losnombres del ex presidente Carlos Menem y del ex ministro de Economía DomingoCavallo.

Según los socios disidentes, las actuales autoridades de la SRA trabaron laposibilidad de una lista alternativa. "No participamos de la elecciónporque no quisieron entregarnos los padrones para encarar una campaña",denunció Güiraldes, de 84 años, bisnieto de uno de los fundadores de laentidad. Crotto, por su parte, negó categóricamente la imputación:"Pidieron los padrones, pero sin tener una lista... la verdad es que nuncajuntaron ni siquiera 20 personas para formarla", dijo.

Para el comodoro Güiraldes, la nostalgia no necesariamente tiene unaconnotación negativa. Este hombre, representante del tradicionalismo nacional,manifiesta una personal predilección por la belleza clásica de las antiguasexposiciones.

Pero el reclamo va más allá: "Las autoridades tienen la cabeza ocupadaen el management-show del predio y se olvidan de los verdaderos problemas delcampo", consideró Güiraldes.

Con 8000 socios de todo el país, la SRA es la entidad agropecuaria másantigua de la Argentina. Y por primera vez en la historia, una asamblea generalno se efectúa en un clima cordial. "Son 10 tipos que lo único que hacenes molestar, la representatividad debe ganarse y ellos no la tienen",consideró Crotto, que recibió el visto bueno de los 52 representantes de lacomisión directiva y el apoyo de un gran número de socios del interior.

En realidad, esta especie de cisma rural comenzó a principios de la décadadel noventa. Por esos años, la ortodoxia ganadera criticaba el espaciodestinado a la maquinaria agrícola. Más tarde, el auge de los stands deautomóviles y las drásticas reformas del predio, encendieron airados reclamosde un grupo específico que tuvo su punto más alto con la venta de los boxesequinos.

Temas en esta nota