La competitividad triguera requiere ajustes tecnológicos

20deNoviembrede2000a las08:29

La Ing. Qca. Martha Cuniberti, del INTA de Marcos Juárez, realizórecientemente un viaje de actualización y capacitación a Australia asistiendoal 11er. Congreso de Cereales y Pan titulado «Cereales, Salud y Vida» enSurfers Paradise, Gold Coast, Queensland, del que participaron más 380representantes de distintos países del mundo relacionados a cereales. Asistiótambién a las reuniones del Comité Técnico, Comité Ejecutivo y la AsambleaGeneral de la Asociación Internacional de Ciencia y Tecnología de los Cereales(ICC) como delegada argentina ante este organismo internacional. De esta forma,nuestro país se reincorpora a la ICC luego de diez años de ausencia. «Este unhecho de mucha trascendencia por la jerarquía internacional que representapertenecer a este organismo. Como cuarto país exportador de trigo, la Argentinano puede estar ausente de entes que como éste, agrupan a más de cuarenta ycinco países de todo el mundo».

En su visita, Cuniberti comprobó que en mejoramiento y sobre todo en laclasificación de trigos se deberían hacer ajustes para que nuestro país sigasiendo competitivo y atendiendo adecuadamente los mercados interno y externo.

Según informó, durante el Congreso se presentaron importantes trabajossobre temas como cereales transgénicos, molienda, panificación, nutrición,proteínas, noodles, enzimas, productos asiáticos, almidones, genética ycalidad de trigos, candeales y pastas, almacenaje, test e instrumentos demedición de la calidad, etc.

«Las transformaciones genéticas en trigo a nivel mundial comenzaron en 1997y ahora van en aumento», comentó Cuniberti, y agregó que «existe una granvariedad de genes que son usados en mejoramiento genético como genes paracalidad, resistencia a insectos y hongos, tolerancia a herbicidas, síntesis dealmidones, etc. Al respecto, consideró que «se esperan para trigo importantesresultados semejantes a los beneficios aportados por la soja RR. Esta produjo anivel mundial una reducción del 22% en el uso de herbicidas, con unadisminución del 90% en la erosión de los suelos, un 5% de incremento derendimiento, una reducción del 30% de materias extrañas y una disminución enel consumo de gas-oil no cuantificada».

Los fideos asiáticos

«En Australia el programa nacional de marcadores moleculares para trigocomenzó en 1998 con la utilización de marcadores moleculares para identificarla presencia de genes directamente de una muestra de la planta o grano, evitandoasí muchos años de costosos tests en numerosos sitios y años de cultivo»,relató la técnica del INTA Marcos Juárez. «Esta tecnología está cambiandola manera de trabajar en los programas de mejoramiento, lo cual incidirá en laeficiencia y los resultados cuando se implemente en forma generalizada. Trabajancon marcadores moleculares para proteínas, resistencia a royas, color de laharina, tolerancia a boro y calidad del almidón de la harina. En el aspectocalidad de trigo le dan mucha importancia al porcentaje de proteína y alrendimiento de harina en la molienda, así como también a la composición delalmidón y color de las harinas para noodles (fideos asiáticos)».

Las propiedades visuales de los noodles son muy importantes para losconsumidores e incluyen color, blancura y presencia de pecas, sobre todo en losdel tipo salinos blancos (japoneses).

En los noodles alcalinos (chinos) de color amarillo intenso, el contenido yestabilidad de los flavonoides es muy importante, ya que su oxidación producetambién oscurecimiento en las masas.

«Todos estos aspectos son muy tenidos en cuenta en los programas demejoramiento, ya que producen variedades de acuerdo a la calidad que le demandansus mercados, siendo los principales compradores los países del sudesteasiático y de Medio Oriente. Para estos últimos prueban las variedades para laelaboración de pan chato». Explicó que el color blanco del grano de

Temas en esta nota