Postergan el pago de deudas e impuestos

Por
30deNoviembrede2000a las08:54

Será por 180 días, en zonas inundadas

El Gobierno dispuso por decreto la prórroga de las obligaciones con el fiscoy el Banco Nación

Beneficios para Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y La Pampa

El presidente Fernando de la Rúa, firmó ayer un decreto que declara laemergencia hídrica para las provincias de Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y LaPampa.

Así lo informó el vocero presidencial Ricardo Ostuni en la Casa Rosada.

Previamente y antes de ingresar a la reunión que se desarrolló entre elministro de Economía, José Luis Machinea y los representantes de las entidadesdel campo, el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación,Antonio Berhongaray explicó que la medida tiene por objeto "prorrogar por180 días el pago de las deudas con el Banco Nación y las obligaciones con laDGI", que mantienen los productores rurales.

"Mediante este decreto se prorrogan y suspenden los vencimientosbancarios y fundamentalmente se prorrogan los vencimientos impositivos",aclaró Berhongaray.

Por otra parte aseguró que "en la medida de las posibilidades seestudiará también la instrumentación de algún tipo de ayuda social, como porejemplo, planes Trabajar".

Sin embargo reiteró que esto se hará en la medida en que el Gobierno tengamargen presupuestario para instrumentarlo.

"Lo concreto es que se suspenden todos los cobros por parte del Estado,no sólo para los productores agropecuarios sino también para los comerciantesde las zonas afectadas de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe yLa Pampa", precisó el funcionario.

En esa región productiva núcleo, el agro acumula quebrantos que rondan los350 millones de pesos, entre demoras por falta de piso para sembrar los granosde la campaña fina, pérdidas por reducción de rendimientos finales de zafra yventas apresuradas de ganado, a precios inferiores a los promedios de plaza,debido a la imposibilidad de mantenerlos en los campos inundados.

Según estimó el gobierno bonaerense, sólo en la provincia de Buenos Aires,en las zona oeste y noroeste, más de 1,6 millón de hectáreas permanecen bajolas aguas.

Los especialistas agrícolas estiman que los campos inundados estaránimposibilitados de producir por dos años.

Además, afirman que sólo con la concreción de las obras previstas en elPlan Maestro de la Cuenca del Salado podrá ponerse fin a las crisis recurrentesde las inundaciones.

Temas en esta nota