Controversia por la venta de cueros

Por
04deEnerode2001a las08:03

Renuevan el régimen de exportación

El sector agropecuario se opone

Dice que sólo beneficia a un segmento

Las curtiembres afirman que favorece la producción con valor agregado

Pese a los reiterados reclamos del sector agropecuario, el Gobierno renovópor un año más los derechos del 5 por ciento sobre la exportación de cuerosque rige desde 1972.

El Ministerio de Economía busca, por medio de esta resolución, alentar lasventas de cueros bovinos piquelados y wet blue y evitar la salida de materiaprima sin elaborar.

Sin embargo, la industria frigorífica y las entidades rurales consideran queesa normativa los priva de buena parte de su renta y significa una transferenciaenorme de fondos a sectores "no competitivos de la economíaargentina".

Año tras año, la Asociación de la Industria Argentina de la Carne (AIAC)pide que el régimen sea suspendido, pero la resolución siempre terminarenovándose.

"Es una rémora de una desatinada política intervencionista, acontramarcha de los profundos cambios realizados desde 1990", expresó alrespecto el titular de la AIAC, Héctor Salamanco.

En detalle, la norma vuelve a otorgar, según los frigoríficos, privilegiosa la industria curtidora que "domina" el mercado.

"Se agregan prácticas de cartelización para los precios, lo queconstituye un perjuicio insostenible para la ganadería argentina",expresó Salamanco y consignó que en 1999 el precio del cuero pagado por lascurtiembres fue un 37 por ciento inferior al valor internacional.

La noticia, publicada anteayer en el Boletín Oficial, fue recibida conbeneplácito por la Cámara de la Industria Curtidora.

"Esa medida señala la continuación de un camino: el de laincorporación de valor agregado", expresó su representante EduardoWydler.

Una larga historia

La queja de la industria curtidora precipitó, allá por 1972, laprohibición de las exportaciones de cueros crudos. La medida cesó en 1979,pero en 1985 la prohibición fue instrumentada nuevamente por el secretario deComercio de ese momento, Ricardo Campero, ex gerente de la Cámara Argentina deCurtidores.

El año último, con el cambio de gobierno, las especulaciones acerca de lasrelaciones entre la anterior administración y la curtiembre de la familia Yomase disiparon y parecía que las cosas podrían cambiar. Pero la cartera deIndustria, a cargo entonces de Débora Giorgi, extendió el régimen por otroaño mediante la firma de una resolución. Absortos, los industrialesfrigoríficos presentaron un recurso administrativo al que adhirió la mayoríadel sector agropecuario.

Franco Varise

Temas en esta nota

    Cargando...