En Tucumán, un nuevo picudo ataca a la soja

Por
24deEnerode2001a las08:02

Hay focos aislados, pero su efecto es devastador.

La mayoría de los productores no lo conoce y los investigadores buscandesesperadamente una forma de neutralizarlo. Hace veinte días apareció enTucumán un nuevo picudo que ataca a la soja, cuyos efectos en los cultivospueden ser devastadores.

Según informó a LA GACETA el consultor agropecuario Oscar Ricci, se tratade un coleóptero llamado "Sternechus", de 6 milímetros de longitud,que hace aproximadamente doce años atacó la soja en Tartagal, Salta.

"Muchos no saben que existe. Como no come las hojas no se puede ver eldaño a simple vista. Pone los huevos a la vuelta del tallo y lo quiebra. Lalarva entra a la planta y no se la puede sacar. Luego la planta se seca y sepierde", explicó Ricci.

Si bien este picudo no tiene gran expansión en el área sojera tucumana, losefectos que provoca son tan graves que puede hacer que se pierda toda unaproducción, ya que ataca a plantas jóvenes y adultas por igual. Hasta elmomento sólo se detectaron focos aislados en localidades de Burruyacu, CruzAlta, La Invernada y La Cocha.

Los investigadores aún no tienen una respuesta a esta plaga. Es por ello queestudian técnicas de manejo y control, para ajustar la biología del picudo."Los trabajos se realizan de noche", añadió Ricci.

Una forma de prevenir el ataque de este picudo será hacer una rotación delos lotes de soja afectados hacia el maíz.

Pero no sólo el Sternechus produce dolores de cabeza a los agricultorestucumanos. También prolifera un picudo chico llamado "Promecox", queya provocó estragos en la soja el año pasado. En esta campaña se extiendecada vez más, e incluso fue causa de resiembra de muchos lotes este año. Riccicomentó que existe un modo de combatir esta plaga. "La solución esfácil: debe aplicarse un curasemilla para combatir este insecto. Losproductores que fueron previsores no tienen problemas", apuntó.

El especialista señaló que el tratamiento previo para combatir al Promecoxdemanda una inversión de 9 dólares por hectárea. "Antes no se hacíaeste gasto, pero es más barato que realizar tratamientos posteriores cuando laplanta ya nació. El daño por pérdida del lote es tres veces superior",añadió.

Ricci advirtió que en las próximas campañas sojeras los productoresdeberán tomar medidas antes de la siembra para prevenir el ataque de loscoleópteros.

Temas en esta nota

    Cargando...