Cargill dice "de carne podemos ser"

Por
19deSeptiembrede2002a las08:21

Los ejecutivos se reunieron con gente de la industria y analizaron el negocio. Hay dudas

Dreyfus fue la primera que se animó. Y a Cargill le picó el bichito. Luego de la devaluación y de la apertura de los mercados de exportación de carne, la industria frigorífica tienta hasta a aquellas empresas que, con una sólida presencia en la Argentina, nunca se habían dedicado a la producción y comercialización de carne.

Según confiaron a INFOBAE fuentes de los sectores cárnico y cerealero, ejecutivos de Cargill de los Estados Unidos estuvieron varios días en el país, con el fin de analizar de qué manera la multinacional puede poner el pie en el negocio frigorífico.

De acuerdo con lo que pudo averiguar este diario, los empresarios habrían mantenido reuniones con funcionarios públicos, productores y empresas del sector, entre las que -según trascendió- figura Swift Armour. Quien habría participado de varias de las reuniones fue Jorge Amado, el gerente de Soja de la empresa. Los directivos norteamericanos volvieron a su país la semana pasada y varios ejecutivos de la sede local de Cargill, entre ellos el presidente, Héctor Marsilli, viajaron para allá. Sucede que en la sede central de Cargill, en Minneápolis, se está realizando un meeting estratégico -que se hace todos los años- con directivos de la empresa de todo el mundo y en el que se debaten políticas referidas a granos, aceites y derivados. Según las fuentes consultadas, esta vez, la firma habría destinado parte de ese encuentro para debatir acerca del negocio de la carne en la Argentina. En ese aparte, los empresarios volcarían la información que recabaron mientras estuvieron en el país.

El único temor que tiene la Cargill de ingresar en la industria de la carne tiene que ver con la gran comercialización en negro que caracteriza a esta industria. La compañía ya tiene una denuncia penal por haber adquirido soja con facturas truchas hace aproximadamente cuatro años, por lo que no quiere arriesgarse a que una situación de estas características vuelva a sucederle. “En el sector granario, la venta ilegal también existe, y en gran medida, pero el negocio de la carne siempre fue mucho más sucio”, puso de manifiesto una fuente del sector cerealero.

En la Argentina, Cargill había participado del negocio de los pollos hace unos años, pero luego se desprendió de la división, justamente por la competencia ilegal. También le cedió los alimentos congelados Granja del Sol a Molinos Río de la Plata. Por lo tanto, para la firma sería un volver a empezar. Todavía no tiene claro de qué manera, pero lo cierto es que la compañía quiere aprovechar la oportunidad.

Como adelantó INFOBAE, Dreyfus también tiene interés en ingresar en ese mercado. Y podría hacerlo a través de un contrato de façón con un frigorífico. La trader ya estaría participando indirectamente en Villa Olga, de Bahía Blanca.

Temas en esta nota