Una pesada carga para la producción

24deSeptiembrede2002a las08:15


De no mediar el ajuste inflacionario que promete el Gobierno, el pago del impuesto a las ganancias terminará transformándose en una pesada carga para ganaderos y agricultores, dado que deberán abonar un monto "nominal" por este gravamen muy diferente del ingreso real que obtienen por sus ventas.
.
El pago del tributo afecta en forma importante a la actividad ganadera, por el cambio de valuación de los stocks de 2001 respecto de este año.
.
Los representantes de la producción y el complejo exportador de cereales manifestaron la semana pasada su categórico rechazo a un eventual incremento en la carga impositiva por efecto del proceso inflacionario. Aunque en el Ministerio de Economía se analiza la manera de aplicar un ajuste que contemple la depreciación del peso, aún no hubo avances concretos.
.
Las entidades del agro y las cámaras que agrupan a las industrias se reunirán hoy para delinear un informe, que elevarán a las autoridades, con el detalle del quebranto que producirá este súbito aumento del gravamen. "El productor tendrá que liquidar capital de trabajo para poder pagarlo porque el valor de los insumos se cuadruplicó junto con el de los cereales", explicó la asesora tributarista de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Estela Winckler.
.
En pocas palabras, los ruralistas sostienen que si bien obtendrán una superutilidad por el aumento de los granos, los costos de inversión y producción no pueden actualizarse según el aumento de los insumos por inflación. El índice del agro resultó mayor que el indicador de los precios mayoristas de los productos industriales. "Por ello, el margen de ajuste para el sector agropecuario debería ser mayor porque, si no, nos quedamos cortos", señaló el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), Néstor Roulet.
.
Las entidades del campo consideran que la diferencia entre lo que se ganaba con la paridad uno a uno y lo que les ingresa ahora -mucho más- es justamente el costo inflacionario que enfrenta la actividad productiva y no una utilidad real del negocio. Es más, la ley tributaria esgrime que, en el caso de los granos, los productores deben pagar ganancias también sobre sus stocks almacenados y no sólo por las ventas concretadas. "Todo el mundo habla de ajuste por inflación, que es correcto, pero también podría definirse el pago diferido, por ejemplo, en cinco ejercicios, para evitar la descapitalización de los productores", sugirió el especialista tributario y asesor de la Sociedad Rural Argentina (SRA) Guillermo MacLoughlin Bréard.
.
Para el caso del productor ganadero, la situación es similar, aunque existen algunas variaciones. El valor de la hacienda sólo llegó a duplicarse y acompañó más el índice inflacionario de los alimentos que el aumento del dólar, como sí ocurrió en el caso de los cereales.
.
Franco Varise
.<< Comienzo de la notaDe no mediar el ajuste inflacionario que promete el Gobierno, el pago del impuesto a las ganancias terminará transformándose en una pesada carga para ganaderos y agricultores, dado que deberán abonar un monto "nominal" por este gravamen muy diferente del ingreso real que obtienen por sus ventas.
.
El pago del tributo afecta en forma importante a la actividad ganadera, por el cambio de valuación de los stocks de 2001 respecto de este año.
.
Los representantes de la producción y el complejo exportador de cereales manifestaron la semana pasada su categórico rechazo a un eventual incremento en la carga impositiva por efecto del proceso inflacionario. Aunque en el Ministerio de Economía se analiza la manera de aplicar un ajuste que contemple la depreciación del peso, aún no hubo avances concretos.
.
Las entidades del agro y las cámaras que agrupan a las industrias se reunirán hoy para delinear un informe, que elevarán a las autoridades, con el detalle del quebranto q

Temas en esta nota