El Estado debe U$S 1.000 millones a los exportadores de granos y manufacturas

Por
04deOctubrede2002a las08:15

Reclamos por reintegros.

No hay respuestas desde el Gobierno nacional, y se pusieron en riesgo las líneas de crédito.

La deuda estatal con los empresarios del comercio granario y las MOA obedece a reintegros de tributos pendientes a los dos nucleamientos, así como a compensaciones por diferencia de cambio, luego que se dispusiera la devaluación en el país y se autorizara la posibilidad de operar en dólares a esos sectores.

Entre la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), aportan más de un tercio de los ingresos de divisas por ventas externas que recibe el país, y facturan, en conjunto, entre U$S 9.500 y U$S 10.000 millones por año, según datos de las dos entidades.

Hace 20 días, la CIARA y el CEC elevaron una nota a la AFIP, poniendo de relieve los incumplimientos sistemáticos que tiene el organismo con esas áreas exportadoras, informó la agencia DyN.

Los industriales, por su parte, remarcaron que la falta de reintegros al sector pone en riesgo las líneas de crédito que tienen las empresas exportadoras del sector con los bancos extranjeros, para la adquisición de materia prima. Además, ambas entidades reiteraron que, sólo en concepto de IVA por exportaciones, la AFIP les adeuda más de U$S 650 millones , así como que aún no se recibió ninguna respuesta a los reclamos, de parte del ente recaudador.

Vale recordar que, mediante un decreto, el Gobierno asumió el compromiso de cancelar esa deuda en 19 cuotas de U$S 35 millones cada una, y que ese pago está significativamente retrasado respecto de lo pactado.

Reiteraron también que en la nota elevada a la AFIP se aclaró que las demoras del Estado en cancelar esas deudas representan una señal negativa para quienes prefinancian desde el exterior este tipo de exportaciones.

Ambos nucleamientos no olvidaron que el Gobierno también tiene pendiente de cancelación con los dos sectores el importe correspondiente al factor de convergencia, que jugaba el rol de una suerte de seguro de cambio y que asciende a una suma cercana a los U$S 200 millones.

Ese denominador financiero (Factor de Convergencia) fue implementado durante la gestión de Domingo Cavallo como ministro de Economía, pero nadie se hizo cargo de la deuda.

Temas en esta nota