Producción de inoculantes para soja

18deOctubrede2002a las07:12

La disponibilidad de nitrógeno es uno de los factores más importantes que limitan el crecimiento de las plantas. La capacidad de las leguminosas con eficiente nodulación de tomar este elemento de la atmósfera, la independizan en cierta manera de la absorción de nitrógeno del suelo, lo que otorga una especial importancia en el desarrollo de sistemas económicos de producción de soja, particularmente.

Este cultivo, que ha tomado relevancia nacional en los últimos años por su expansión e intensificación en los sistemas agrícolas regionales, es uno de los más extractivos de nitrógeno, tanto que para obtener un rendimiento de 3.000 kilos, la extracción total es mayor a los 250 kilos por hectárea.

Bacterias benéficas

En general, cada especie de leguminosa sólo se relacionará con una determinada especie de bacteria del género Bradyrhizobium y, en el caso de la soja, la especificidad es absoluta.

La efectividad se relaciona con la eficiencia de los procesos bioquímicos que involucran a la enzima nitrogenasa que transforma nitrógeno atmosférico en amoníaco.

Las cepas de bacterias deben ser seleccionadas por su eficiencia en la fijación de nitrógeno y esto se observará a campo con una buena nodulación en el cultivo.

El laboratorista fitotecnista elaborador de inoculante no debe dejar de seleccionar un sistema simbiótico apropiado con cepas de Bradyrhizobium con máxima capacidad de fijar nitrógeno, dijo a La Voz del Campo la doctora Clarisa Vaccarini, de Laboratorios López SRL, laboratorio de Jesús María que se ha iniciado en la bioproducción de inoculantes, particularmente hoy el de soja que es muy requerido por el productor.

Implicancias

El cultivo de soja en la Argentina tiene su importancia no sólo por su productividad y su incidencia en la exportación, sino también por la función que desempeña en la fertilidad edáfica.

Considerando que la superficie sembrada en las últimas campañas fue mayor a cinco millones de hectáreas y si se calcula que un cultivo con nódulos eficientes fija 100 kg/ha/año, se obtiene una fijación anual de 500 mil toneladas de nitrógeno para el área sojera, equivalente a mil toneladas de urea comercial al 46 por ciento. Si se tuviera que fertilizar químicamente con una cantidad equivalente, se debería invertir aproximadamente 200 millones de dólares.

Naturales e introducidas

Trabajos realizados a campo y repetidos a lo largo de tres años (Inta Castelar-Cnea) han demostrado que cepas introducidas mediante una correcta inoculación, duplicaron y hasta triplicaron la fijación de nitrógeno, efectuadas por las cepas naturalizadas en el suelo. Estos ensayos se confirmaron con valores similares tras tres años de ensayos en distintas localidades geográficas dentro del área sojera tradicional.

Resultados preliminares de estudios efectuados por el Departamento de Microbiología del Inta Castelar han demostrado notables diferencias en cuanto a competitividad, infectividad y eficiencia de ciertas cepas frente a flora naturalizada de Bradyrhizobium.

Propuesta

Según Vaccarini, existen algunas pautas a tener en cuenta a la hora de pensar en adquirir y usar inoculantes.

Laboratorios López de Jesús María, inscripto en Senasa e inspeccionado por esta entidad certificante, ha sido asesorado tecnológicamente por personal de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UNC a principios de este año, de donde surgió el proyecto de un convenio entre las dos entidades para recibir el control periódico de las partidas de inoculante elaboradas.

Desde entonces se ha reparado especialmente en todas las sugerencias aplicables en la tecnología de la elaboración, que requiere de cuidados extremos a nivel de laboratorio. Últimamente, el laboratorio ha adquirido tecnología relevante en la bioproducción de inoculantes.

El producto, cuidadosamente elaborado y controlado p

Temas en esta nota

    Load More