Aumentaría exportación argentina de trigo a Brasil

01deNoviembrede2002a las08:21

Una vez más, los datos de cosecha con que cuenta Brasil para la campana triguera de este año resultan insuficientes en volumen para cubrir su demanda interna, por lo cual Argentina no tendría dificultades en colocar el 70 por ciento o más del saldo total exportable que deje la zafra nacional del cereal de este ciclo.

Tal como sucede desde hace más de una década en el país vecino, se espera una producción del grano que rondaría los 2,5/2,7 millones de toneladas del cereal, insuficiente para abastecer la demanda local de esa nación, que ubica al consumo anual en los once millones de toneladas.

Si bien Argentina verá recortada su cosecha triguera de este ciclo, aproximadamente en unos dos millones de toneladas (se proyecta una zafra del orden de los 14 millones de toneladas), también la oferta mundial del grano será ajustada en este ciclo, por lo cual se espera, además de una buena performance exportadora, que las cotizaciones se tonifiquen aún más.

La producción de trigo local, aunque los valores en dólares resulten inferiores a los que exhibe la plaza de Chicago, recibiría un soplo de aire fresco en el cambio de la divisa a pesos, ya que los más de 1.150/1.200 millones de dólares que dejaría la zafra triguera nueva, en este momento aquí equivalen a unos 4 mil millones de pesos.

LA CAMPAÑA MAS RENTABLE. En ese contexto, la comercialización del cereal de esta campaña (2002/2003) resultará la más rentable de los últimos cuatro años, por el aumento del valor del grano en la plaza internacional, sumado a la devaluación del peso que se produjo en el país en enero último.

Además, según confirmaron autoridades brasileñas a medios de ese país, no se prevé comprar trigo de origen estadounidense, luego de conocida la decisión de la Aduana Argentina, respecto de impedir el desembarco aquí del cereal contaminado con excremento de ratas y plagas exóticas de alta peligrosidad procedente de Estados Unidos.

La información consigna que Brasil cerró sus fronteras al ingreso del grano producido en el país del Norte “por cuestiones sanitarias”.

Asimismo, anualmente Brasil resulta el principal comprador de trigo argentino y aunque importe de Canadá parte del tonelaje que necesita para su molienda interna, el país limítrofe es literalmente un mercado cautivo para el cereal de producción argentina y este año, al bloquear el ingreso del grano estadounidense, se espera que eleve su demanda del grano nacional de la zafra nueva.

Se devuelve un cargamento

El director de la Aduana Nacional, Mario Das Neves, detuvo en el puerto de Buenos Aires el ingreso de una partida de trigo a granel, de origen norteamericano, luego de recibir la comprobación de directivos del Senasa respecto de que el grano había sido caratulado como “contaminante” y ordenó su reexportación al destino de origen.

En ese contexto, el funcionario precisó que la mercadería procedente del estado de Albany, EE.UU, en el buque Cikat de bandera croata, ingresó el 16 de este mes a esa terminal portuaria y “fue detenida” en la dársena D. La medida se adoptó debido a que las autoridades aduaneras recibieron el informe de los especialistas del Senasa, quienes definieron el cargamento como “contaminante”, ya que posee restos de excremento de ratas y una semilla llamada Cirsium Arvense (plaga cuarentenaria A1) que pondría en peligro las próximas cosechas de trigo argentino”, consigna la información proporcionada por la Aduana.

Se subraya, además, que esa plaga “se desconoce en el país”, así como que si se llegara a desarrollar, “se propagaría en forma de maleza destruyendo miles de hectáreas de trigo”. La gravedad de la situación llevó a que las autoridades aduaneras tomaran rápidamente cartas en el asunto y determinaran la reexportación de la mercadería. Según informó la dependencia aduanera, el barco

Temas en esta nota