La invasión de la soja no se frena y llega la doble campaña

23deDiciembrede2002a las08:24

En Córdoba y Catamarca ya se están desarrollando experiencias para obtener dos cosechas anuales

Los cambios, de conseguirse, serían enormes. Si pueden concretarse dos siembras por ciclo con la oleaginosa, se modificaría enormemente el sistema de comercialización y la situación de precios.

En evaluaciones experimentales que están desarrollando técnicos del Inta Marcos Juárez, la perspectiva de una doble cosecha de soja ya no se avizora desde el lugar de la utopía. Así lo explican los especialistas de la experimental, quienes pusieron de relieve que la técnica que analizan sería para aplicarse desde el centro-norte del país "para arriba".

En esa región la ausencia de heladas permite desarrollar la iniciativa. Una experiencia que ya se había realizado en la localidad cordobesa de Leones arrojó 25 quintales promedio por hectárea.El sistema agronómico en estudio comenzaría con una primera siembra, que debería hacerse con ciclo corto, hileras estrechas y no más allá de septiembre, para recolectar la oleaginosa hacia enero, unos 4/5 meses después del implante. La segunda siembra tendría que realizarse en forma inmediata para quedar a resguardo de las heladas tempranas.

Claro que habría que aplicar una batería de paquetes tecnológicos de última generación para hacer posible esta iniciativa, que aparece como la más revolucionaria en la agricultura nacional. Para no morir en el intento y alcanzar los rendimientos que se obtuvieron en Leones, como media de rinde, habrá que seleccionar cuidadosamente las semillas, elegir los potreros a sembrar, las variedades y la densidad.

Por si los datos, ya comprobados en Córdoba no alcanzaran, los técnicos del Inta recordaron que pensar que hacia fines de octubre de cada año debe comenzar el implante del grano, "es un mito a desterrar", pues ya existen numerosas pruebas que demuestran que el implante puede comenzar unos 45/50 días antes de esa fecha. De paso, también subrayaron el formidable aporte que está haciendo a los cultivos la siembra directa y subrayaron que la biotecnología proporcionará muchas más alternativas y cambios positivos que los proyectados hasta ahora.

Los técnicos dicen que, en campañas de soja, muy pronto se podrá pensar, por ciclo, en aquel "deme dos" que parecía erradicado para siempre de las pretensiones del país.

La empresa Ingeco SA, con campos en el departamento catamarqueño de Santa Rosa, en el límite con Tucumán, ya está haciendo doble cultivo de soja en una superficie de 650 hectáreas.

Esta es la cuarta campaña consecutiva que la empresa realiza para obtener una doble producción, para la que utiliza riego complementario, equipos de pivote central, fijos y móviles.

La primera siembra es de primavera y se realiza desde mediados de agosto, con variedades de grupos 5 de maduración y crecimiento indeterminado.

Los distanciamientos entre líneas varían entre 25 y 50 centímetros, con fertilización con la sembradora en banda y al costado de la línea de siembra. Luego se realiza según la necesidad, y parcialmente se realizan fertilizaciones foliares.

Respecto de los milímetros de riego para esta primera siembra, el gerente de Producción de Ingeco, Felipe Torres Posse, precisó que oscilan entre 220 y 350 milímetros, dependiendo del volumen aportado por las lluvias, especialmente en el período que va desde octubre hasta noviembre.

El manejo tecnológico del cultivo se realiza como en una siembra de estación, con especial cuidado en el control de chinches, que es una plaga de mucha presión en esa época. La cosecha de soja, con los materiales sembrados, se efectúa la primera semana de enero.

Aunque tiene algunas complicaciones alternativas, en la empresa no tuvieron inconvenientes serios. Los rendimientos promedios obtenidos, sobre las 650 hectáreas, son de 3.970 kilogramos por hectárea (neto seco

Temas en esta nota