Declararon en emergencia al agro tucumano por la sequía

Rige un decreto con beneficios impositivos para las zonas productoras damnificadas por la falta de lluvias.

Por
09deAbrilde2003a las08:09

La Provincia declaró en emergencia y/o desastre a las zonas productoras de soja, sorgo, maíz, poroto y pasturas en general, por la sequía que hubo entre fines de enero y primeros días de marzo. Así consta en el decreto 665/3, firmado por el gobernador Julio Miranda; por el ministro de Economía, José Cúneo Vergés, y por el secretario de Servicios y Actividades Productivas, Juan Luis Fernández. El objetivo de esta norma es lograr que los beneficios se extiendan también en el ámbito nacional.

La medida, que otorga beneficios impositivos a los lotes damnificados por la falta de lluvias, rige entre el 15 de febrero pasado y el 14 de febrero de 2004. Este plazo podría ser prorrogado, en la medida en que lo determine pertinente la Secretaría Productiva. Este organismo expedirá los certificados para los dueños de los predios afectados, a través de la Dirección General de Actividades Primarias y Recursos Naturales.

Precisamente, la Sociedad Rural de Tucumán informó que ofrece a sus asociados el servicio de tramitación de esta documentación.

Asimismo se otorgarán esperas a quienes mantengan deudas bancarias con la Caja Popular de Ahorros que venzan durante la declaración de emergencia o desastre. También se suspenden los procedimientos judiciales y administrativos promovidos por cobro de créditos en favor del Estado provincial, en entidades centralizadas y descentralizadas. La suspensión no se extenderá por más de 120 días corridos desde la finalización de la emergencia o desastre.

Propiedades

Se concede una espera por 120 días corridos posteriores al vencimiento del beneficio para el pago del Impuesto Inmobiliario, contados desde que cesen los efectos de la situación provocada por la sequía, a la propiedad del inmueble afectado. Se condonará el pago de Impuesto Inmobiliario correspondiente al año en que se produzca la emergencia o desastre, cuando se trate de propietarios de una unidad económica o de su grupo familiar.

Se condonará el Impuesto a las Actividades Económicas a los productores que, por la situación crítica, se hayan visto obligados a vender hacienda bovina, caprina, porcina o equina. La misma condonación corresponderá cuando se haya perdido el 50% o más de la producción agrícola. Se exime del Impuesto a los Sellos a todos los actos jurídicos previstos en la Ley 5.860, beneficio que se extenderá a terceros que se constituyan en garantes de los beneficiarios del decreto.

También se otorgan esperas en el pago del canon de riego para los inmuebles rurales afectados. Esta espera no excederá los 120 días corridos contados desde la fecha de la conclusión de la medida. Se condonará el pago del canon de riego correspondiente al año de la emergencia o desastre, cuando lo determine la Comisión de Emergencia Agropecuaria.

Temas en esta nota