Los precios de los campos recuperan su valor en dólares

La hectárea se cotiza como antes de la devaluación. Hay disparidad de valores según la zona y lo que se produce.

Por
21deAbrilde2003a las08:07

La Pampa Húmeda, una de las zonas más fértiles del planeta, cotiza en moneda fuerte. Por eso, después del fuerte cimbronazo que provocó en el mercado de tierras la devaluación, los precios volvieron a sus niveles previos. Y hoy los campos de la provincia de Buenos Aires alcanzan casi los mismos valores en dólares que en tiempos de la convertibilidad.

Las unidades de producción agropecuarias tienen una brecha amplia de precios, determinada por su ubicación geográfica y la actividad predominante. Así, en la zona agrícola del centro-norte bonaerense —con eje en los distritos de Pergamino, Rojas, Junín— las parcelas se cotizan entre 2.800 y 3.500 dólares por hectárea. Allí, los chacareros apuestan a la soja, el maíz o el girasol, cultivos que se exportan y por ese motivo mantienen precios dolarizados.

Según relevamientos del Ministerio de la Producción bonaerense, los precios están muy cerca de los 4.000 dólares por hectárea a que cotizaban esas propiedades en 2001. Otra medición de marzo pasado, de la inmobiliaria especializada Madero, Lanusse y Beláustegui, señaló que el precio promedio de un campo "maicero" en territorio bonaerense es de 3.300 dólares, un valor que está levemente por encima del promedio de la década pasada.

Las regiones de cría vacuna (Cuenca del Salado, Ayacucho, Rauch, Las Flores) tienen lógicamente valores muy inferiores: los campos de pastoreo valen ahora entre 440 y 500 dólares la hectárea. En 1999 se comercializaban a 550 dólares. Pero en agosto de 2002 llegaron a su piso histórico: se vendían a 350 o 370 dólares, según dijeron a Clarín en la firma consignataria Balcarce, Fontana y Compañía.

La zona de engorde de terneros (Trenque Lauquen, Rivadavia, Villegas, Salliqueló, Bolívar) también alcanzó, en los últimos meses, los precios previos a la devaluación. Ricardo Landoni —de la inmobiliaria Landoni, de Bolívar— tiene a la venta explotaciones a 1.250 dólares la hectárea. "Son campos que no sufireron las secuelas de las inundaciones y que han recuperado sus valores después de mitad del año pasado", explicó.

Los anegamientos resultan una variable de peso al momento de la cotización. En cualquier región los campos que estuvieron cubiertos de agua pueden perder hasta la mitad de su valor. Aunque el régimen de lluvias se ha "normalizado" en la mayor parte del territorio bonaerense, aún permanecen 1,7 millones de hectáreas (en 45 municipios) declaradas en emergencia o desastre agropecuario por inundación.

En el sudeste de la provincia y la franja costera prevalece la producción de trigo. El valor promedio de las propiedades en esa región retornó a los niveles históricos. Luego de concretar operaciones a 900 dólares a mediados de 2002, hoy ningún chacarero quiere desprenderse de sus campos por menos de 1.300 dólares.

Temas en esta nota