Con paso ganador

Según sostienen productores y especialistas, la cosecha récord se sustenta en rendimientos superiores al promedio, obtenidos por mejoras en el manejo de los cultivos

Por
26deAbrilde2003a las08:40

La actual cosecha de soja, estimada en más de 35 millones de toneladas, se encamina a registrar un hito. No sólo por la cifra récord sino también por la mejora de productividad que se refleja en rendimientos superiores al promedio en la mayoría de las zonas de la pampa húmeda.

Productores y técnicos afirman que la aplicación de tecnología y las mejoras en el manejo de cultivos contribuyen a lograr rendimientos de hasta 50 quintales por hectárea en zonas donde el promedio llegó a 40 qq. "Son los mayores de los últimos años", coinciden chacareros de diferentes zonas de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. Estas cifras también se lograron por las condiciones climáticas favorables, con precipitaciones que no entorpecieron el desarrollo del cultivo.

"La siembra directa, las rotaciones, la fertilización, el uso de variedades y fechas de siembra adecuadas permitieron rendimientos superiores al promedio en la zona núcleo", explica Héctor Baigorrí, del INTA Marcos Juárez. Con excepción de Tucumán, el sudeste de la provincia de Buenos Aires y el sudoeste de Córdoba, en las que se padecieron diversos inconvenientes climáticos, la oleaginosa reflejó resultados más que positivos tanto para las sojas de primera como para las de segunda. Respecto de esta última, Gerardo Bartolomé, que junto con otros productores tiene una operación propia de siembras de 15.000 hectáreas y otras 20.000 ha de soja en contratos de producción, señala que en la zona norte de la provincia de Buenos Aires se obtuvieron entre 28 y 35 qq/ha de rendimientos. "Son excelentes para un cultivo de segunda y son récord de los últimos diez años", apunta.

Otra coyuntura favorable se aprecia con los precios, que son claramente más favorables que en la campaña pasada. No obstante, la incertidumbre sobre la situación económica del país, propia de una época electoral, impide a los productores contar con un horizonte cierto que defina las estrategias de comercialización. Los especialistas añaden que el comienzo del "mercado climático" en Estados Unidos por la siembra de la soja y del maíz influyen en una perspectiva volátil de las cotizaciones.

Pero lo cierto es que si se confirman las estimaciones la campaña sojera, por todo el complejo -que incluyen los porotos, las harinas y los aceites- reportará al país un aumento en el ingreso de divisas por 1671 millones de dólares respecto de 2002, es decir un 31 por ciento más que en la campaña anterior. Todo el complejo sojero representa casi un cuarto de las exportaciones argentinas.

Temas en esta nota