El glifosato, en el centro de la polémica

La Comisión de Comercio Exterior del Ministerio de la Producción decidirá en audiencia pública y en pocos días más una investigación impulsada por dos líderes productoras de herbicidas (glifosato), que se oponen a la importación del producto de origen chino

Por
08deMayode2003a las08:39

La Comisión de Comercio Exterior del Ministerio de la Producción decidirá en audiencia pública y en pocos días más una investigación impulsada por dos líderes productoras de herbicidas (glifosato), que se oponen a la importación del producto de origen chino que, procesado aquí, genera competencia genuina en el mercado, alertó el presidente de Coninagro, Mario Raiteri.

Las empresas en cuestión, Monsanto y Atanor, según la misma fuente, son las dos principales elaboradoras de glifosato en el país, un herbicida de amplio espectro que se utiliza en producción de soja transgénica, que se oponen a la importación de ese producto de origen chino que, ingresado al país por una docena y media de empresas su vez, “lo procesan e industrializan con el fin de volcarlo al mercado, generando una competencia genuina”, explicó el dirigente cooperativista.

PERJUICIOS. Monsanto posee casi 65 por ciento del mercado de glifosato, Atanor tiene el 15 por ciento y el resto lo comercializan 18 empresas argentinas, que “se perjudicarían si se frena la posibilidad de importar el producto”, agregó Raiteri.

Por su parte, la conducción directiva de Monsanto y Atanor sostiene que el glifosato se importa de China es a precios de dumping, al tiempo que alertaron que podrían “paralizar inversiones si la Secretaría de Industria y Comercio falla en contra de sus intereses”.

Entretanto, datos oficiales y privados dan cuenta que Argentina importa glifosato desde ese país asiático por un valor de 35 millones de dólares por año.

Desde el lado de los productores, “si la denuncia resultara favorable a Monsanto, esta firma se quedará con el 94 por ciento del mercado argentino, teniendo una posición dominante y convirtiéndose en una empresa monopólica que determinaría el valor del producto sin una competencia”, advirtieron desde la dirigencia ruralista nacional.

Temas en esta nota