Los cultivos modificados no paran de crecer a pesar de los conflictos

En 2002 se sembraron 58 millones de hectáreas en 16 países. El aumento lo lideran las economías en desarrollo

Por
17deMayode2003a las08:31

María Soledad Casasola
 

La Biotecnología es sinónimo de debate en distintas latitudes y al tiempo que se multiplican las opiniones, a favor y en contra, también se produce una expansión de las áreas mundiales destinadas al cultivo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM).
Según un informe publicado en Estados Unidos por el Servicio Internacional para la Transferencia de Aplicaciones Agro Biotecnológicas (Isaaa, según sus siglas en inglés) durante 2002 se cultivaron más de 58 millones de hectáreas con semillas transgénicas, esto es un 12 por ciento más que en 2001.
Bajo el título: "Estado Mundial de Cultivos Transgénicos Comercializados: 2002", el informe preliminar de Isaaa indica que Estados Unidos, Argentina, Canadá y China siguen liderando la tendencia. Los agricultores de estos países, principales productores granarios a nivel internacional, continúan mostrando preferencia por el uso de semillas modificadas genéticamente, y de la elección surgen resultados interesantes: en el país del Norte la superficie cultivada con OGM trepó hasta alcanzar los 3,3 millones de hectáreas, mientras que en China por primera vez, más de la mitad del algodón cosechado fue biotecnológico.
Pero no sólo en estos lugares del globo hubo interés por la siembra de transgénicos. Seis millones de productores de 16 naciones del mundo sembraron OGM en 2002, incrementando la cifra de 5 millones en 13 países, apuntada en 2001. Un dato significativo surge del trabajo, y es que, más de tres cuartos de los productores son de bajos recursos y viven en países en vías de desarrollo, la referencia está anclada a una de las principales ventajas de la biotecnología: la reducción significativa de los costos de producción.
Aunque los avances biotecnológicos se circunscriben a un puñado de opciones, soja, maíz, algodón y colza, la explosión del área destinada a las variedades transgénicas de estos cultivos es alta: más de un quinto del área mundial explotada.
La soja ocupa un lugar central en la encuesta. La producción de la reina de las oleaginosas en su versión transgénica subió un 10% el año pasado, esto significa que están afectadas 36,5 millones de hectáreas, más del 50 por ciento del área mundial
Los especialistas sostienen que la aceptación de los transgénicos en sociedades como la europea irá aumentando paulatinamente, a medida que se garanticen cuestiones de seguridad alimentaria.
En este marco, el reporte del Isaaa, avizora un incremento constante -en el corto plazo- de la superficie mundial de cultivos y en el número de productores que utilizarán la tecnología. Puesto en cifras, se espera que para el año 2005 el valor del mercado mundial de OGM llegará a los 5.000 millones de dólares frente a los 4.250 millones correspondientes a 2002.

Temas en esta nota

    Load More