Panorama incierto para actual cosecha de soja

El clima continúa complicando las tareas de recolección de la oleaginosa

22deMayode2003a las08:08

Con las últimas precipitaciones y las posibilidades de que continúe el mal tiempo en toda la región productora, la cosecha de soja se está complicando más de lo esperado. Desde el momento en que se sembró la oleaginosa, las perspectivas de posible cosecha eran verdaderamente optimistas. Y muchos «gastaron» dinero a cuenta pensando en que este año se iba a obtener un súper récord de cosecha, sin considerar que el clima es un factor importante a tener en cuenta y un riesgo harto peligroso. «Los kilos cosechados se calculan cuando el grano esta en el silo...» comentaba un viejo operador de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Y esta frase conservadora mantiene su vigencia cuando ocurren estos problemas de exceso de precipitaciones en los tramos finales de una zafra.

Hasta el momento se cosecharon 10.560.000 hectáreas, representando 82% del área sembrada. Comparativamente con el ciclo anterior, estos guarismos representan un avance de 10% el año pasado a esta época se habían cosechado 72% del área sembrada.

Con los inconvenientes que sufrieron los chacareros santafesinos, se calcula que ya se perdieron alrededor de 220.000 hectáreas sembradas con soja. Esto representa una disminución de cosecha de aproximadamente 500.000 toneladas. Pero el clima continúa perjudicando la correcta evolución de los trabajos de recolección, ya que fuera de lo que ya llovió, se espera mal tiempo para los próximos 14 días, con fuertes precipitaciones en algunas zonas.

La actual estimación de cosecha se ajusta nuevamente, pero esta vez con cifras hacia abajo, esperándose que se llegue a las 33.780.000 toneladas. Estos guarismos están muy lejos de las predicciones de los organismos oficiales y de algunos privados que indicaban una producción 2002/''03 de más de 35.000.000 toneladas. También el exceso de agua en los últimos tramos de esta cosecha, está generando todo tipo de inconvenientes. En las provincias de Córdoba y Entre Ríos muchos lotes tienen ataques de chinches y presentan lotes con gran porcentaje de granos manchados. En tanto, en la provincia de Buenos Aires todavía hay muchos lotes de prime-ra que no se han podido levantar por exceso de humedad, generándose la apertura de las vainas, dejando caer los porotos con la pérdida de estos granos. En otros casos, las plantas han tomado tal altura física que se han entrelazado, haciendo que las cosechadoras realicen su trabajo a muy baja velocidad, dilatando así la finalización de lotes y cuadros.

Al tornarse todo más lento, muchos productores temen no llegar a cosechar sus campos, antes que la humedad y el clima sigan afectando sus cultivos. En el caso de la provincia de Santa Fe, fuera de las notables pérdidas de hectáreas a punto de ser cosechadas -informadas anteriormente-, hay que considerar que aquellos que hoy tienen la posibilidad de cosechar, se encuentran que las máquinas y los camiones no pueden llegar a sus campos, por el terrible estado en que se encuentran los caminos vecinales -ya sea de asfalto o tierra-. Lamentablemente el estado de la red vial de Santa Fe, se podría considerar como «calamitoso». Además, existen serios inconvenientes para los acopiadores y cooperativas, que ya tienen el grano almacenado en sus silos, pero que no pueden cargar la mercadería con destino a puerto, por los motivos antes mencionados.

En tanto, el mercado ya comenzó a descontar los inconvenientes que en la actualidad existen y los que se puedan generar en el futuro. A pesar de lo que muchos indicaban, los valores de la soja se encuentran muy firmes, habiendo tocado en Buenos Aires para el disponible los 170 dólares por tonelada. De continuar los inconvenientes y de tener que ajustarse las cifras de producción hacia abajo nuevamente, las chances de que los precios se mantengan o de que suban, son muchas.

colu

Temas en esta nota