La falta de lluvias puede afirmar precios en Chicago

Resulta a esta altura evidente la decisión del productor argentino de permanecer firme en su estrategia de retener la mercadería cosechada durante esta campaña. No abunda la oferta de granos finos, que ya abandonaron la etapa de estacionalidad, pero también resulta baja la oferta de granos gruesos, cuya campaña recién concluye.

23deJuniode2003a las08:23

Por Ricardo Baccarín
columnista de Ámbito Financiero

Las dificultades en la obtención de lotes es un tema que, de persistir la conducta antes mencionada, se acentuará en el último semestre del año, generando en consecuencia dificultades a la hora de originar nuevos negocios a molinos, fábricas y exportadores. La escasa credibilidad en el sistema financiero, la sostenida tendencia alcista de los precios internacionales y fundamentalmente el hecho que el mecanismo de «sentarse arriba de la cosecha» le ha resultado extremadamente útil al sector en la campaña anterior, han sido los principales factores que determinan esta conducta.

Además, la firmeza de los últimos meses en la relación del peso con respecto al dólar y la flojedad de esta moneda en relación con el euro también justifican este proceder. En el curso de los últimos 8 meses, por ejemplo, el valor del futuro más cercano de los contratos de soja que cotizan en Chicago han subido 13%. Sin embargo, relacionando los valores en pesos, los precios han bajado en el mismo plazo 15%.

En términos de reales, las cotizaciones de la oleaginosa han disminuido 7% y en euros la caída es de 6%. Si relacionamos los valores de la soja contra el yen, concluimos que en los últimos 8 meses la oleaginosa ganó 10%. Estas comparaciones también determinan retención de oferta por el lado de los principales países exportadores y un mejor posicionamiento para demandar por parte de los importadores, al haberse abaratado el valor de la mercadería, expresada en términos de dólares norteamericanos.

El próximo informe gravitante del USDA será el de stocks en los EE.UU. al de junio de este año. Esta información será revelada el próximo 30 y resulta importante para observar los ajustados niveles de soja en los EE.UU., que resultarán los más bajos de los últimos 6 años y que despertarán inquietudes por el tamaño de la próxima campaña que no podrá ser baja sin que el mercado busque un escalón más alto en las cotizaciones internacionales.

Los cultivos de verano recientemente implantados en los EE.UU. siguen evolucionando favorablemente. El USDA anunciaba que la soja en estado «bueno a excelente» abarcaba 68% del área total dedicada con este cultivo, dos puntos porcentuales por encima de lo ponderado la semana anterior y 6 puntos por encima del año anterior. En el caso del maíz, los cultivos dentro de esta categoría alcanzan 71%, contra 69% de la semana anterior y 62% del año 2002 a esta altura.

Humedad

En trigo, observamos en este informe una caída en la calificación atribuible al exceso de humedad imperante en las principales zonas productoras. El trigo de primavera se encontraba «bueno a excelente» en 80%, reflejando una caída de 2 puntos con respecto a la semana pasada y el de invierno en esta situación llegaba a 53%, también con una caída de dos puntos porcentuales. Aunque los cultivos de granos gruesos se encuentren en buen estado, debemos recordar que comienza la época del año en la que la ausencia de lluvias determina mejoras de precios importantes. En los últimos días no se registraron lluvias en Iowa ni en el norte de Illinois. La reciente llegada del verano sin humedad pone nerviosos a los operadores que vinculan esta etapa a la de mayor volatilidad histórica del año y hace temer por la presencia de otro año seco en el medio oeste norteamericano.

Los precios del maíz se han recuperado parcialmente en el plano internacional luego de las bajas de la semana anterior. Los fondos continúan acumulando posiciones largas, ayuda

Temas en esta nota