Maíz: demanda mundial se concentra en pocos países

Para los próximos diez años se estima un aumento del comercio global de 21 millones de toneladas

Por
01deAgostode2003a las08:44

Por Pablo Andreani
Columnista de Ámbito Financiero

Las buenas perspectivas que podría tener el maíz en la Argentina fueron analizadas en el Seminario Económico de Maíz. En dicho foro se explicó que la participación de China, Japón y Europa del Este será condicionante para que en el país pueda desarrollarse una explosión del cereal en el mediano plazo, tal como ocurrió con la soja, que ya peligra por ser monocultivo.

Para la próxima década se está proyectando un aumento de la demanda mundial de maíz que se verá reflejado en el comercio global de 21 millones de toneladas. La Argentina no puede quedar excluida de esta mayor demanda pues se ha consolidado como el segundo exportador mundial de maíz luego de los EE.UU. Hay un dato muy importante y es que el aumento de la futura demanda estará concentrado en muy pocos países: China, que de ser exportador pasará a ser importador neto por casi 8 millones de toneladas; Japón, que mantiene su volumen de importaciones en 14,5 millones de toneladas; norte de Africa y Medio Oriente, que importarán 12 millones toneladas; y Egipto, con un volumen de casi 7 millones.

De acuerdo con las proyecciones del USDA, los Estados Unidos podrán aumentar sus exportaciones en 20 millones de toneladas, mientras que la Argentina debería hacerlo en 5 millones.

Para poder llegar a producir 5 millones de toneladas más en nuestro país deberíamos aumentar la superficie sembrada en 1 millón de hectáreas o elevar los rindes promedio en 20 quintales por hectárea de aquí a fines de la década.

• Consolidación

Esto se podrá lograr si los precios internacionales ayudan y consolidan una tendencia alcista, o los rindes promedio aumentan significativamente, de lo contrario, tendremos reducidas las chances de poder captar parte del aumento proyectado del consumo.

Hay un factor que está influyendo en el mercado, que es la irrupción de los países de Europa del Este como exportadores de maíz, compitiendo durante las últimas dos campañas y ganando mercados que históricamente eran abastecidos por EE.UU. y la Argentina. Hay que tener en cuenta que a partir de 2005 estos países pasarán a integrar la Unión Europea y ya no será el bloque del Este nuestro principal competidor sino la misma Unión Europea.

Este es un dato para reflexionar, pues en su momento la Argentina no aprobó sus maíces RR por miedo a perder el mercado Europeo y resulta que ahora nos encontramos con que en un corto plazo serán nuestros propios competidores.

Temas en esta nota