UE se abre a biotecnología

Tras aprobarse el mes pasado el etiquetado de alimentos que contengan 0,9% de organismos genéticamente modificados en la Unión Europea, las autoridades del bloque se sienten optimistas respecto de la aprobación de nuevos eventos y el avance de la biotecnología.

Por
06deAgostode2003a las08:32

Tras aprobarse el mes pasado el etiquetado de alimentos que contengan 0,9% de organismos genéticamente modificados en la Unión Europea, las autoridades del bloque se sienten optimistas respecto de la aprobación de nuevos eventos y el avance de la biotecnología. Así lo expresaron la presidenta de la Comisión de Agricultura del Parlamento europeo, Encarnación Redondo Giménez, y el senador Jean Bizet, titular de la Comisión de Biotecnología del Parlamento francés, quienes participaron del seminario «Los nuevos desafíos de la biotecnología», organizado por la Bolsa de Cereales y el Foro Argentino de Biotecnología.

«A partir de ahora, vamos a poder avanzar sobre este tema, muy difícil por su aceptación social debido a la cantidad de problemas sanitarios que tuvimos («vaca loca», dioxina y salmonella, entre otros)», indicó Bizet, quien destacó que los grupos de extrema izquierda «son quienes boicotean y ponen trabas al avance de la biotecnología». Ambos funcionarios coincidieron en el atraso que sufrió la biotecnología en elViejo Continente durante los últimos años y destacaron la «gran» emigración de empresas multinacionales como consecuencia de la «paralización» de las investigaciones. «El principio de precaución era utilizado como principio de inacción y no tuvo un gran valor jurídico», señaló Bizet.

En este contexto, David Green y Doug Hard, representantes de empresas estadounidenses, fueron más crudos y aseguraron que «si Europa quiere comer pollo o cerdo, va a tener que importar soja transgénica» y destacaron que «en los Estados Unidos se pone especial atención en el producto final y no en todo el proceso por el cual fue modificado», y en este sentido indicaron que en el país del Norte «hay cuestiones más importantes, como la presencia de pesticidas».

No obstante, Bizet subrayó que si Francia tuvo una actitud negativa frente a los transgénicos, fue por un problema social: «Hasta ahora, han engañado a los consumidores, pero a partir del etiquetado las cosas van a ser más transparentes».Y añadió: «El 0,9% no es un piso de seguridad, sino un consenso político entre los 15 ministros del bloque». Asimismo, insistieron en la educación de la sociedad en general e indicaron que «hay que mostrar al consumidor las ventajas de los transgénicos desde su punto de vista y no desde la visión del productor».

Al contrario de lo que opinan los exportadores y productores argentinos, los legisladores aseguraron que el país «va a tener más facilidades para ingresar con productos transgénicos al Viejo Continente gracias a esta nueva legislación del etiquetado».

El dato para destacar es que, con el ingreso de 10 nuevos países a la Unión Europea (ahora serán 25 los integrantes del bloque), habrá unos 450 millones de consumidores y un consecuente aumento del consumo de alimentos.

Temas en esta nota

    Load More