Subsidios: "Corremos el riesgo de retroceder respecto al Gatt"

La semana próxima comienza la cumbre de la OMC Ernesto Liboreiro, del Inai, señaló que se esperan pocos resultados en la reunión sobre comercio de Cancún

06deSeptiembrede2003a las07:52

Marcos Cicchirillo / La Capital
 
 Argentina, después de estar sumida en la peor crisis económica e institucional de su historia, volverá a sentarse en una ronda de negociaciones multilaterales para la liberación del comercio, como será la V Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio que se desarrollará del 10 al 14 de septiembre en Cancún, México.
 
 Después de la cumbre de Doha, adonde sólo viajó un funcionario de segunda línea dos días después, el gobierno argentino y el sector privado relacionado con la agroindustria esta vez hicieron los deberes y llevan bajo el brazo objetivos, de máxima y de mínima, que quedaron plasmados en un documento de doce puntos: incluye el rechazo a cualquier planteo de prorrogar la cláusula de paz y un registro obligatorio en materia de indicaciones geográficas.
 
 También el tablero mundial cambió desde el último encuentro. Nueva Zelanda y Australia, países que levantaron junto con la Argentina las banderas para la liberalización del comercio agrícola dentro del denominado Grupo Cairns, hoy cambiaron el orden de sus prioridades en las negociaciones.
 
 Además, existe la percepción no sólo de un nuevo fracaso para llegar a un acuerdo, sino hasta la posibilidad de que haya retrocesos respecto a los resultados alcanzados en la Ronda del Gatt, lo que hacen prever que las negociaciones serán durísimas.
 
 Por esta razón, gobierno y sector privado apuntan a reacomodarse bajo el paraguas del Grupo de los 20, liderado por India, Brasil y China, quienes presentaron un plan como una respuesta al plan de Estados Unidos y la Unión Europea que, según los países en desarrollo, fue vago en cuanto a la reducción de aranceles y no incluye el recorte de subsidios a los agricultores.
 
 Consultado por La Capital, Ernesto Liboreiro, titular del Instituto de Negociaciones Agrícolas Internacionales (Inai), mostró su satisfacción por el acuerdo alcanzado entre el sector privado y el Estado para encarar las negociaciones, pero escéptico sobre los posibles resultados a nivel global.
 
 -¿Qué se puede esperar de la reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC)?
 
 -El primer tema importante en materia de las negociaciones es que el sector agroindustrial logró un consenso. Cuarenta organizaciones firmamos un documento histórico, en el cual fijamos una posición conjunta. El documento que fue entregado al presidente Néstor Kirchner, a los ministros de Economía, Cancillería y la Secretaría de Agricultura, que son las áreas implicadas en las negociaciones, prevé la postura de mínima del sector privado argentino. Son doce puntos: todos relacionados con la agroindustria local. Por primera vez el sector privado hizo los deberes y pudo coordinar un conjunto de propuestas.
 
 -¿Qué recepción tuvieron de los distintos estamentos del gobierno?
 
 -Muy positiva. Tanto con los funcionarios de Agricultura como de la Cancillería se debatieron largamente los temas y se concluyó en una coordinación conjunta de cara a las negociaciones. Ahora veremos si se pueden lograr resultados en una negociación que viene muy atrasada de los tiempos estipulados.
 
 -Frente a esto, ¿qué es lo que se logrará debatir finalmente?
 
 -Se debatirá sólo el marco de referencia a partir del cual encarar las reducciones de proteccionismo, dado que en marzo pasado ya deberían haberse acordado las reducciones a la producción, a las exportaciones y los obstáculos a las importaciones. También la lista de productos que serían incluidos. Pero por la

Temas en esta nota