Decidido apoyo de Lula a cultivos transgénicos

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, quiere una solución «científica y «no ideológica», para la cuestión de los productos transgénicos, que divide a su propio gobierno.

Por
08deSeptiembrede2003a las08:23

Brasilia (ANSA) - El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, quiere una solución «científica y «no ideológica», para la cuestión de los productos transgénicos, que divide a su propio gobierno. «No quiero un debate ideológico sobre los transgénicos, quiero un debate científico», dijo Lula al inaugurar la Expointer, la mayor feria agropecuaria de América latina, que se realizó este fin de semana en Porto Alegre, en el Estado de Río Grande do Sul.

Productores «gaúchos» desplegaron carteles mientras Lula hablaba para reclamar la liberación del cultivo de soja transgénica.

El gobernador del Estado, Germano Rigotto, defendió la producción de transgénicos en su discurso previo al del presidente.

Según voceros de los productores, al menos 150.000 familias de agricultores con propiedades de menos de 50 hectáreas tienen grandes stocks de soja transgénica y aguardan una autorización para plantarlas antes del inicio del período de siembra, el 1 de octubre.

Secretarios de Agricultura de 22 de los 27 estados brasileños, reunidos el viernes en Belo Horizonte, capital del Estado de Minas Gerais, aprobaron una declaración pidiendo la liberación del cultivo y la producción de soja.

El cultivo y la comercialización de la soja transgénica es objeto de una batalla judicial que ya lleva varios años en Brasil y tiene posiciones encontradas en el seno del gobierno de Lula.

El ministro de Agricultura, Roberto Rodrigues, así como su colega de Desarrollo y Comercio Exterior, Luiz Furlan, ambos empresarios, son dos defensores de la producción de soja transgénica.

Lula recordó en su discurso que la semana pasada discutió el proyecto de ley que va a definir la cuestión de los transgénicos con sus ministros y adelantó que la decisión llegará «en el momento correcto».

«Vamos a discutir el proyecto con la seriedad que un país del tamaño de Brasil necesita tener y con la responsabilidad que un país del tamaño de Brasil tiene en el mundo, no por los gritos de ''estoy a favor'' o ''estoy en contra''», concluyó el presidente.

Temas en esta nota