Dura negociación por subsidios agrícolas

Estados Unidos comenzó a presionar a algunos miembros del G-21 de países en desarrollo para que flexibilicen su postura en las negociaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

12deSeptiembrede2003a las08:22

Agencia EFE


Cancún (México). Estados Unidos comenzó a presionar a algunos miembros del G-21 de países en desarrollo para que flexibilicen su postura en las negociaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El representante de Comercio Exterior estadounidense, Robert Zoellick, se reunió ayer a puertas cerradas con delegados de los países con los cuales Washington tiene o negocia acuerdos de libre comercio, entre ellos varios integrantes del G-21, para pedir que contemporicen entre la posición de los países en desarrollo y la de las potencias, según indicaron fuentes latinoamericanas en Cancún.

El responsable de Comercio Exterior estadounidense advirtió que si el G-21 no flexibiliza su postura la agenda de Doha fracasará.

El grupo, liderado por Argentina, Brasil, India y China quieren que los países ricos eliminen sus subsidios a la agricultura y sus barreras al comercio agrícola, mientras que en el otro extremo de la negociación, las potencias, encabezadas por la Unión Europea y Estados Unidos, admiten sólo el desmantelamiento de las subvenciones a la exportación y un recorte a las ayudas internas.

Zoellick prometió que Estados Unidos abrirá sus mercados, eliminará sus subsidios a la exportación y reducirá sustancialmente sus ayudas domésticas, si otros países ricos también lo hacen y si los países en desarrollo se comprometen a bajar sus aranceles de bienes industriales.

“Yo necesito mostrar algo. Denme algo para mostrar”, dijo Zoellick a los ministros, en referencia a que la propuesta del G-21.

Según algunos voceros, Zoellick puso prácticamente entre la espada y la pared a los delegados que participaron de la reunión, al advertirles que si la agenda de Doha fracasa, quedarán por un lado el G-21 y los países pobres y por otro lado la Unión Europea y Estados Unidos.

“Piensen de qué lado quieren estar”, indicó Zoellick a los ministros que había convocado. Las fuentes interpretaron el mensaje como una suerte de “o están con nosotros o contra nosotros”, frase pronunciada por el presidente estadounidense George W. Bush antes de lanzar los ataques contra Afganistán de la coalición británico-estadounidense.

En la reunión a puertas cerradas participaron los ministros de Australia, Canadá, Chile, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Israel, Jordania, México, Marruecos, Namibia y Nicaragua.

Dificultades

Los ministros encargados de aproximar posturas en los diferentes capítulos de negociación en la reunión ministerial de la OMC comenzaron ayer difíciles consultas con países y grupos de países que han presentado propuestas de liberalización comercial.

Una de las tareas más complicadas es, sin duda, la que aguarda al ministro de Agricultura de Singapur, George Yeo.

El funcionario deberá de aquí al domingo tratar de buscar un equilibrio entre países proteccionistas, superproteccionistas y partidarios de una total liberalización del mercado agrícola, que han forjado distintas alianzas en la Organización Mundial del Comercio.

El negociador jefe norteamericano, Peter Allgeier, reclamó ayer flexibilidad a los países en desarrollo y defendió su derecho a hacer menos sacrificios que los ricos.

La Unión Europea y Estados Unidos se han aliado para defender una propuesta que exige la apertura de mercados sin ofrecer a cambio la total eliminación de subsidios a la exportación agrícola, limitándola a ciertos productos. Washington argumenta que no todos los países en desarrollo deben esperar el mismo trato. “No es lo mismo una pequeña isla caribeña que un gran país de tamaño”, dijo Allgeier en clara alusión a las pretensiones de países l

Temas en esta nota