Detectan triangulación con los DTA

Recientes procedimientos de control comercial y fiscal demuestran que la informalidad en la cadena comercial del ganado vacuno es pavorosa.

Por
11deOctubrede2003a las07:33

La semana pasada, la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario y la AFIP inspeccionaron plantas frigoríficas en las localidades de Verónica, Quilmes y Monte, que terminaron en el decomiso de hacienda e inicio de sumarios.

“Vimos hacienda orejana (sin marca) en los corrales y asimetrías en el sexo y la categoría, entre la documentación y los animales realmente recibidos en la planta”, dijo una fuente vinculada con los operativos, en diálogo con Infochacra. “En un caso, había una guía y un DTA (Documento de Tránsito de Animales) por 50 novillos y no había uno solo en los corrales. Eran todas hembras y lo más grande, vaquillonas”, agregó.

Desprolijidades

Las agencias oficiales de control planean tomar contacto con las entidades de productores, así como con el resto de las entidades y cámaras que intervienen en el negocio, primero para presentarles qué es lo que están encontrando en los operativos y segundo para realizar una campaña de concienciación respecto de que se necesita prolijidad en las operaciones.

“Se dectectaron triangulaciones del DTA. Por ejemplo, se vio que el DTA se emite para que el campo de origen mande la hacienda con destino para faena, pero en realidad va a un feedlot y ahí se vuelve a usar el documento para enviar esa misma u otra hacienda al frigorífico”, explicaron. “Este doble uso del DTA da a pensar que, o bien lo hacen para ahorrarse el costo de sacar un nuevo DTA y guía cuando el animal termina el engorde, o bien para vender o faenar en negro, o bien para blanquear animales que en su momento no fueron declarados. De todos modos, en cualquier caso hoy lo que se está haciendo es decomisar la hacienda”, refirió la fuente.

Respecto de la aparición de animales sin marcas en los corrales, señaló: “Una vez que el animal está faenado y el cuero sacado, es imposible discernir si es una desprolijidad o si se trata de una maniobra de evasión o elusión. Como la hacienda es un bien mueble y el propietario es el que la tiene, en tanto no aparezca otro que diga ‘esta mercadería es mía’, queda interdictada. Se está trabajando con la provincia, para que verifique si esa hacienda es realmente del productor que figura como remitente y para que, en caso de ser así, le aplique la sanción correspondiente por no haber marcado, ya que las leyes provinciales de marcas y señales obligan a hacerlo”, comentó. “También puede 0psar que la hacienda sea robada”, finalizó.
 

Temas en esta nota