El desafío es producir más terneros

Mientras el mapa agrícola expande sus límites, la ganadería de Córdoba se vio obligada a replegar sus tropas e intenta hacerse fuerte en su nuevo territorio. En este arreo, los costos no fueron menores.

31deOctubrede2003a las08:39

Alejandro Rollán De nuestra redacción
arollan@lavozdelinterior.com.ar

Mientras el mapa agrícola expande sus límites, la ganadería de Córdoba se vio obligada a replegar sus tropas e intenta hacerse fuerte en su nuevo territorio. En este arreo, los costos no fueron menores. Entre 1998 y 2001, el stock bovino de la provincia cayó de 6,57 millones a 6,085 millones de cabezas, según datos oficiales de la Secretaría de Agricultura de la Nación. Por liquidación o por migración hacia otras provincias, Córdoba se quedó sin 487.500 cabezas.

En su retirada dejó en el camino al 14 por ciento de los vientres, la tasa de destete quedó en el 61,10 por ciento y la de extracción en el 25 por ciento, según datos de la Secretaría de Agricultura de Córdoba. En algunas regiones, la pérdida fue notoria. En los departamentos Colón y Río Primero, el stock se redujo hasta en un 40 por ciento.

Para colmo, el clima tampoco contribuye a recuperar la producción en el nuevo hábitat ganadero. La sequía actual ya retrasó los servicios de los vientres y se proyecta una reducción en la próxima zafra de terneros de entre 400 y 500 mil cabezas. Un número por demás significativo, si tenemos en cuenta que la incorporación de nuevos actores a la industria frigorífica exportadora demandará más novillo pesado. Se necesitarían lluvias inmediatas para que los animales puedan iniciar una recuperación, que demandará 60 días.

Estrategia

A juzgar por la coyuntura, el cuadro de situación no es el más favorable para la industria de la carne. Menos cantidad de terneros, significa menor oferta de novillos, en momentos en que Córdoba se apresta a incorporar cuatro nuevos frigoríficos a la nómina de habilitados para exportar cuota Hilton al mercado europeo. A Estancias del Sur, en Río Ceballos, se le sumaría este año la inversión de la firma Logros, en Río Segundo, con un ciclo uno (faena) y dos (desposte). Col Car, en Colonia Caroya, y el frigorífico Río Cuarto, están apurando sus obras para ingresar al cupo el próximo año.

Con estas plantas funcionando a pleno, la demanda tranqueras afuera crecerá en forma notoria. “La faena de novillo para exportación crecerá en 250 mil cabezas”, precisó en agosto el propio gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, durante el acto inaugural de la Rural de Córdoba.

Para recuperar terreno y apuntalar la cadena bovina, la Secretaría de Agricultura de la Provincia pondrá en marcha en los próximo días el relanzamiento de un “renovado” plan de promoción para la ganadería.

La versión del programa lanzada por la Provincia en el año 2000 no tuvo los resultados deseados. Hasta la fecha, las únicas categorías que manifestaron un crecimiento en sus existencias (un cinco por ciento) fueron las destinadas a la invernada en el región sur y sudeste de la provincia. Con la salvedad de que los terneros provienen de otras provincias.

“Frente a una suba en las exportaciones, se nos platea un déficit aproximado de 800 mil terneros anuales. Por eso apuntamos a recuperar y a mejorar las zonas de cría”, adelantó a La Voz del Campo el secretario de Agricultura, Carlos Presas.

Postergada, en buena parte, de la adopción de tecnologías de proceso, la cría bovina en la provincia presenta limitantes para su desarrollo. El desplazamiento de las inversiones hacia el sector agrícola, la baja rentabilidad y la descapitalización, sumados a la pérdida del estatus sanitario y la caída de las exportaciones, son parte del cuello de botella que hoy afronta el primer eslabón del ciclo ganadero.

Metas

Apoyado en la implementación de créditos a tasas subsidiadas para la compra y reten

Temas en esta nota