Prevén una caída en la faena

Por la liquidación de stocks de hembras y la reducción del peso de la hacienda. La sequía y el aumento de los valores de los granos provocan una merma en los rodeos. Si continúa la tendencia podría subir el precio de la carne en el mercado.

06deNoviembrede2003a las09:06

Por la liquidación de stocks de hembras y la reducción del peso de la hacienda. La sequía y el aumento de los valores de los granos provocan una merma en los rodeos. Si continúa la tendencia podría subir el precio de la carne en el mercado.

El aumento de la faena de hembras por efecto de la sequía y el incentivo agrícola frente a los altos precios internacionales de los granos podría provocar el año próximo un incremento de los precios de la carne en la góndola y de la hacienda para la exportación. Algo nada desdeñable si se tiene en cuenta que la Argentina cuenta con el mayor índice de consumo de carne vacuna por habitante, con 59 kilos anuales.

La Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra) advirtió en su último informe económico que "en estos ocho meses del año se incrementó la faena de hembras, acompañada de una peligrosa reducción del peso de los animales". En este sentido señaló que "la combinación producida entre la sequía y el avance de la agricultura, ante la presión de los elevados precios internacionales de las oleaginosas, estaría forzando una reducción de los stocks ganaderos".

A grandes rasgos, la "liquidación de vientres" induciría a una caída en el abastecimiento de carnes, porque con la faena de hembras se compromete el nivel de terneros para el año siguiente. "Esto podría generar un aumento importante del precio de la carne; estamos en alerta amarillo", expresó el titular de Ciccra, Miguel Schiariti.

Kilo vivo, en alza

En lo que va del año se consolidó en un 44,3% la participación de ganado hembra dentro de los índices de faena total. Esta cifra significa un incremento de 1,3 puntos en relación con 2002 y se ubicó en los mismos niveles de 1995 y 1997, muy cerca del máximo de liquidación de vientres de los últimos 13 años, registrado en 1996.

"El kilo vivo se va a ir a las nubes, con lo cual se nos restringiría la competitividad para acceder a los mercados internacionales", dijo Schiariti, y anticipó que, de continuar el nivel de liquidación de vientres, podría producirse una crisis en la industria frigorífica similar a la de 1998. En aquel momento, a causa de la faena de hembras de los años anteriores, el precio del kilo vivo para abastecer las plantas exportadoras alcanzó 1,30 dólares. Esto delineó un mercado inviable para la industria, dado que los valores de la provisión de materia prima restaron capacidad de competir tanto en el mercado externo como en los cortes destinados al comercio doméstico.

"Seguramente por la sequía se adelantaron las ventas y se produjo una caída del peso promedio; al mismo tiempo, los US$ 0,60 por kilo que se obtienen hoy por los novillos pesados para la exportación no estimulan al productor para mantener los animales en el campo y, por lo tanto, se los envía a faena para el consumo interno", expresó Ciccra.

El presidente del Mercado de Liniers SA, Roberto Arancedo, coincidió en que el efecto de la sequía y el avance de la agricultura en detrimento de la ganadería traerán aparejada "una menor oferta de hacienda para el año próximo".

La falta de campos para engordar los animales produjo el ingreso de una mayor proporción de hacienda en mal estado y de menor peso promedio. "No tengo los números cerrados, pero creo que llegamos al menor peso promedio de los últimos meses y, tal vez, años", opinó Arancedo.

La faena, según datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (Sagpya), alcanzó en ocho meses las 7.872.505 cabezas con una expansión de 1,1% en comparación con el ciclo pasado. Pero, en contraposición, en agosto, el procesamient

Temas en esta nota

    Load More