Desmontes, en veredas diferentes

Los productores ganaderos del noroeste de la provincia no sólo están preocupados por la sequía.

21deNoviembrede2003a las09:04

La veda sobre desmonte impuesta por la Agencia Córdoba Ambiente por seis meses les impide por estos días cualquier tipo de mejora o de mantenimiento en sus explotaciones. Mientras se esperan lluvias para iniciar la implantación de pasturas, la prohibición vuelve todo a foja cero.

Ante esta imposibilidad, los productores de la Sociedad Rural de Jesús María, Cruz del Eje y Deán Funes llevaron su reclamo hasta el secretario de Agricultura de la Provincia, Carlos Presas. La idea, consensuar con el Gobierno de la provincia un marco regulatorio sobre el uso y conservación de los recursos naturales, suelos, fauna y bosques. El primer paso se intentará dar hoy, cuando el secretario de Agricultura, y los titulares de las Agencias Córdoba Ambiente, Sergio Nirich, y Ciencia, Carlos Debandi, se reúnan con los productores.

“Buscaremos avanzar en la reglamentación de la ley provincial sobre forestación que está sancionada desde 1991, pero que aún no está reglamentada. Para ello deberemos definir algunas cuestiones como es el mapa de aptitud forestal de los suelos que pide la ley 8.066. Hoy la cuestión forestal presenta realidades diferentes según las zonas y eso se debe contemplar, siempre buscando el equilibrio y la sustentabilidad”, manifestó a La Voz del Campo el secretario Carlos Presas.

La determinación de la Agencia Córdoba Ambiente –la autoridad provincial competente en materia forestal– causó el enojo generalizado de los ganaderos de los ocho departamentos del noroeste de la provincia. Productores de Cruz del Eje, Totoral, norte de Tulumba, Ischilín, Río Seco, Sobremonte, y oeste de Totoral y Colón sostienen que la veda se aplica a “rajatabla”, y que tiene paralizadas las actividades de desmonte selectivo, rolado y reposición de pasturas implantadas.

De acuerdo con sus evaluaciones, una buena parte de los incendios producidos en la provincia es atribuida a estas prohibiciones y a la acción descontrolada de un fuego iniciado para quemar el fachinal y permitir el rebrote del forraje natural.

Incongruencias

La decisión oficial de imponer la veda para la conservación de la flora y de la fauna en todo el territorio provincial, parece darse de bruces con el inminente lanzamiento de un plan provincial de fomento de la producción ganadera, una iniciativa desarrollada por la Secretaría de Agricultura de la Provincia que será lanzada oficialmente en los próximo días.

“Cuando nos están invitando a hacer más retención de vientres y que produzcamos más, no lo podemos hacer en una estantería. Si no nos dejan poder movilizar los campos e implantar pasturas, el panorama puede ser mucho más complicado”, se quejó Pedro Loustalot, presidente de la sociedad Rural de Deán Funes.

A diferencia del noreste de la provincia, donde la agricultura domina la escena (y donde prácticamente no quedan bosques) a medida que las explotaciones se acercan al oeste, las condiciones cambian. El desmonte selectivo ha permitido mejorar los números de la ganadería. De las 20 hectáreas de monte sin trabajar que requería una vaca, un manejo eficiente y racional permitió reducir la superficie a dos hectáreas por vientre.

Para Ricardo Petty, productor ganadero de Deán Funes, mientras siga en vigencia la actual veda y no se reglamente la ley provincial, no se podrá incorporar más productividad a la ganadería. “El interés del productor está, ocurre que el freno lo pone Ambiente”, aseguró.

Normas claras

Sin desconocer los beneficios que trae aparejado el buen uso y la conservación de los recursos naturales sobre el suelo, la fauna y el monte, los productores de la región –que manejan en sus potreros de pastura natural e implantadas un rodeo de más de 500 mil cabezas– piden reglas claras para continuar con la producción. Según l

Temas en esta nota