Preocupa a las empresas un posible colapso energético

Varias firmas le transmitieron a De Vido que, sin gas o energía eléctrica, es difícil invertir. El ministro les dijo que el Gobierno garantiza el abastecimiento para el futuro. Quedaron en organizar un encuentro para despejar dudas. Kirchner no fue a la conferencia industrial.

05deDiciembrede2003a las08:31

De tanto oír pronósticos de cortes de energía eléctrica y escasez de gas, algunos ejecutivos representantes de Coca Cola, Swift Armour Argentina y Edival, y de algunas empresas del sector plástico, entre otras, le hicieron llegar al ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, su preocupación hacia el futuro. ¿Cómo invertir si se espera un colapso energético?, fue el razonamiento que le transmitieron ayer, por medio de terceros, al hombre fuerte del Gobierno, durante el almuerzo en el hotel Sheraton de Pilar, en el cierre de la 9a. Conferencia Industrial Argentina.

De Vido escuchó el planteo de boca de un representante de la Unión Industrial Argentina (UIA) que estaba sentado a su misma mesa. La posibilidad de que la amenaza de un colapso frenara inversiones lo inquietó. "Qué barbaridad -dijo-. Armemos una reunión en estos días y yo les voy a explicar cómo el Gobierno va a garantizar el abastecimiento de energía para que no se detengan los proyectos." En la UIA quedaron más tranquilos, e intentarán concretar un encuentro con el ministro para los próximos diez días.

"Está todo muy tranquilo con el tema energético. No va a haber colapso ni mucho menos", reiteraron a LA NACION por la noche, cerca del ministro.

Los temores empresarios habían surgido a raíz de un panel específico que se había desarrollado durante la mañana en la conferencia, en el que varios especialistas advertían que, si se concretaban determinadas variables -como un crecimiento sostenido en la demanda energética por la recuperación de la industria, baja hidraulicidad y escasa renovación de equipos- se incrementarían los cortes de energía eléctrica y la baja en la presión del gas.

No es, por otra parte, una perturbación nueva: no por nada, durante el último año creció considerablemente la venta de estabilizadores de corriente para empresas, como los UPS (fuente de alimentación ininterrumpible, en sus siglas en inglés).

Kirchner no intervino

De Vido reiteró también que en el otro costado del problema, los posibles aumentos de tarifas, no había aún ninguna definición desde el Gobierno. "Estamos trabajando", dijo, y negó que hubiera alzas para la industria desde el mes próximo, como se especula en algunas empresas. "No es cierto", insistió.

La relación entre el ministro y los empresarios fue cordial. El funcionario se disculpó por la ausencia del presidente Néstor Kirchner en la conferencia, y Alberto Alvarez Gaiani, titular de la UIA, presentó al ministro ante el auditorio como su "amigo".

El ministro De Vido intentó también atenuar todo el revuelo interno generado en los últimos días en la entidad fabril. "Es normal que existan diferencias -señaló-. Nosotros estamos hablando con todas las cámaras porque creemos que es necesario tener una industria unida", y negó que la llamada de Kirchner a Alvarez Gaiani el lunes pasado hubiera obedecido a una intervención presidencial en la pelea empresaria. "Es inexacto que el Presidente esté interviniendo", sostuvo.

Hubo, con todo, cierta decepción por la ausencia presidencial. En el fragor de la interna contra el grupo Industriales, que encabeza Techint, los ejecutivos oficialistas habían soñado en las últimas horas, sin decirlo, con que una visita de Kirchner los reinvindicara ante su oponente. De hecho, cuando el lunes pasado Alvarez Gaiani se reunió con el Presidente en la Casa Rosada, le comentó su especial interés en que la conferencia tuviera un cierre presidencial. "Voy a hacer lo imposible. Pero, si no voy yo, va Julio (por De Vido)", le contestó Kirchner. Pero el industrial no

Temas en esta nota