La FAA dice que peligra el buen rumbo económico

La dirigencia provincial de la Federación Agraria Argentina (FAA) respaldó la declaración del consejo directivo central respecto de que “peligra el buen rumbo prometido” por el Gobierno de Néstor Kirchner, dado que todavía no se vislumbra “una política agropecuaria integral, con vocación de producir cambios de fondo”.

Por
12deDiciembrede2003a las09:37

Durante la cena de fin de año de la entidad, que se concretó el último miércoles en el Mercado de Abasto de Córdoba, el titular del consejo Córdoba de la FAA, Daniel Martinelli, también ponderó la reciente convocatoria del Gobierno cordobés para reflotar el Consejo Económico y Social, un ámbito donde la organización aspira “a fijar posiciones y propuestas” en el frente provincial.

Preocupación

En su última reunión del consejo directivo central, en Rosario, la FAA reflotó las conclusiones de su 91º Congreso Anual donde se le destacaron y reconocieron al actual Gobierno “algunos cambios que traían aire fresco y renovador” a la situación del país.

“Pero poco después vino el acuerdo con el FMI que nos causó inquietud y por el cual vamos a transferir 12.700 millones de pesos para el pago de la deuda que son indispensables para el desarrollo del interior, y además no hubo ningún intento de revisar la deuda con los organismos financieros internacionales”, se advierte.

Ayer, a última hora, el presidente de la entidad, Eduardo Buzzi, tenía agendada la presentación en Buenos Aires del del proyecto aprobado por el Congreso de la FAA “Una política de producción para el desarrollo nacional”.

“Hoy todavía no vislumbramos una política agropecuaria integral con vocación de producir cambios de fondo”, advirtió la FAA y, entre las falencias, destaca que aumenta la producción y la tecnología, “pero divorciada del desarrollo social y económico y del resguardo de la sostenibilidad del suelo con modelos de producción integrados”.

También se cita la falta de atención para las economías regionales y los pequeños productores y la “incomprensible transferencia de recursos que hace el sector agropecuario al Estado nacional, que a junio del 2004 se calcula en 2.700 millones de dólares”, mientras no se asisten las emergencias que afectan a varias regiones del país, no se realizan caminos o no se aliente a la rotación de cultivos.

En síntesis, se reclaman medidas, ya que “derrochar esta posibilidad significará un retroceso enorme y de gran costo para la mayoría de los argentinos”.

Temas en esta nota