Auge de China absorbe todos los fletes

Parte de las ventajas de la devaluación del peso comenzó a desaparecer por los desequilibrios que producen China y la ley de bioterrorismo de los Estados Unidos en los mercados mundiales.

16deDiciembrede2003a las08:08

Desde el 1 de enero hasta hoy, los fletes de los barcos subieron más de 150% en dólares por la falta de buques para satisfacer el aumento del comercio internacional que provocó China. Por caso, este año los chinos aumentaron a 40 millones de toneladas las importaciones de mineral de hierro y en la misma proporción subieron las de carbón. Solamente para abastecer de estos dos productos a China se necesitan 800 barcos adicionales. China se convirtió, además, en el primer importador de algodón del mundo y en el cuarto de petróleo. En 2010, importarán tanto petróleo como los Estados Unidos hoy. En los 11 meses del año le compraron al mundo por u$s 370 mil millones y le vendieron por u$s 390 mil millones. Casi todo este comercio se mueve por barcos y no alcanza para este crecimiento asombroso. Es como si el mundo, en algunos commodities (materia prima), hubiera incorporado otro Estados Unidos al comercio.

De allí que la tarifa de un barco chico subió este año de 9.000 dólares diarios a 22.000.

Un portacontenedor bulcarrier, uno de los más comunes que entra y sale del Puerto de Buenos Aires, costaba el año pasado 28.000 dólares diarios y hoy sale u$s 75 mil. Los barcos portacontenedores aumentaron más que los de granel por una sencilla razón: son escasos. Sobre un parque estimado de 46 mil barcos en el mundo, sólo hay 8 mil grandes portacontenedores.

Pero no sólo los fletes de los barcos aportan a los mayores costos de la Argentina para exportar e importar. El alquiler de los contenedores subió entre 20% y 25% en dólares este año. Un contenedor que se envíe de Buenos Aires a Europa hasta el año pasado se alquilaba a 800 dólares; ahora se paga entre 1.000 y 1.100 dólares por toda la travesía.

Jesús González, ex secretario de Puertos y Vías Navegables, advierte: «Comenzó una inflación que va a afectar a la Argentina porque estos costos seguirán subiendo. En julio de 2004 entran en vigencia las normas Solas 74 y desde agosto regirán a pleno las trabas de la ley de bioterrorismo de los Estados Unidos que encarecerán aún más que el aumento de los fletes el ingreso de los productos agroalimentarios de la Argentina».

El país tiene la enorme desventaja de que está lejos de los grandes consumidores del mundo, y este encarecimiento del transporte le consume gran parte de las ventajas de la devaluación.

Las normas Solas 74 obligan a nombrar un responsable en tierra de la carga del buque y otro oficial de a bordo que controle la carga, distinto del capitán. El segundo paso será un mayor control sobre los contenedores en altamar con la incorporación de chips conectados a satélites que darán la alarma si alguno de ellos es abierto en el transcurso del viaje.

Según González, quien además preside Fundosmil, una fundación especializada en comercio exterior, «es grave lo que ocurrirá con la ley de bioterrorismo. Tenía que regir a pleno desde el 12 de diciembre, pero a último momento se prorrogó al 18 de agosto». Sin embargo desde el 12 de marzo habrá una norma «light» que prevé multas por incumplimientos.

El transporte aéreo está aumentando sus tarifas a cuenta de esta ley. En Panamá ya hay empresas que subieron entre 10 y 15 centavos de dólar el kilo de carga que transportan a los Estados Unidos y no toman todos los productos por temor a que no puedan pasar de la Aduana. El aumento de las tarifas de carga aérea rondará entre 10% y 15%.

«Dicen que los Estados Unidosno dejarán pasar cargas sospechosas, pero no han definido a qué llaman sospechosas», afirmó González. Otra inconsistencia es que determinados productos pueden ser retenidos en la aduana norteamericana y enviados a depósito, pero «no dicen quién pagará

Temas en esta nota